Saltar al contenido

Eliminar los pensamientos negativos obsesivos de la ansiedad

mayo 15, 2022
Eliminar los pensamientos negativos obsesivos de la ansiedad

Los pensamientos son sólo pensamientos

La principal diferencia entre los pensamientos intrusivos que se producen en presencia de ansiedad clínica y los que no se producen es la forma en que se valoran estos pensamientos. Los individuos con ansiedad clínica son más propensos a juzgar sus pensamientos intrusivos como malos, inmorales o peligrosos. Tales interpretaciones generalmente conducen a la activación emocional, lo que aumenta la fuerza percibida de los pensamientos intrusivos, que a su vez incrementa el nivel de atención sobre el pensamiento. Las personas con ansiedad clínica también son más propensas a pasar más tiempo pensando en las implicaciones de estos pensamientos y a tomar medidas para intentar evitar que se produzcan las consecuencias potenciales temidas. Además, es más probable que sobrestimen la probabilidad de experimentar estos resultados temidos. Las personas sin ansiedad clínica son más propensas a descartar estos pensamientos como algo fuera de lugar y seguir con su día.

Otros pueden sugerir a las personas que luchan contra los pensamientos intrusivos que se distraigan, que aparten su mente de estos pensamientos o que “simplemente” no se preocupen por ellos. Si bien este consejo puede ser bien intencionado, la adherencia generalmente no es factible en presencia de la ansiedad clínica. Tampoco está respaldado por la investigación. La supresión de pensamientos (o los intentos de desterrar un pensamiento) tiende a tener un efecto bumerán: por mucho que se intente alejarlos, siguen abriéndose paso de nuevo en la conciencia. Hace poco encontré una buena metáfora que ayuda a visualizar el resultado del intento de supresión del pensamiento (https://www.anxietycanada.com/adults/how-write-worry-script). Imagina que estás en una piscina y que hay una gran pelota de playa hinchable en el agua. En esta comparación, la pelota de playa representa tu(s) pensamiento(s) intrusivo(s). Decides intentar empujar la pelota de playa por debajo de la línea de agua (es decir, intentas rellenar tu pensamiento intrusivo). Esto requiere una notable cantidad de esfuerzo y fuerza. Lo más probable es que no seas capaz de hacerlo, o al menos no durante mucho tiempo. Y en el momento en que te rindas, aunque sea un poco, el balón de playa/pensamiento intrusivo volverá a salir del agua y a entrar en tu conciencia.

  Ansiedad durante el embarazo

Pensamientos intrusivos ocd

Los pensamientos persistentes y negativos son uno de los signos más comunes de un trastorno de ansiedad. La ansiedad hace que sea casi imposible dejar de concentrarse en cosas en las que no se quiere pensar. Estos pensamientos rara vez son positivos, a menudo están relacionados con sus miedos o emociones angustiosas y, en muchos casos, la existencia del pensamiento provoca más ansiedad y a menudo conduce a más obsesiones.

Los pensamientos obsesivos son el sello distintivo del trastorno obsesivo compulsivo, pero hay tipos de pensamientos “obsesivos” que están presentes en una variedad de trastornos de ansiedad que no necesariamente causarán un diagnóstico de TOC. A continuación, veremos ejemplos de estos pensamientos obsesivos y cómo los afectan.

La idea de “obsesión” es que no puedes concentrarte en otra cosa que no sea un tema específico (o unos pocos temas) y, por más que lo intentes, no puedes distraerte. Muchas personas que no padecen trastornos de ansiedad siguen experimentando este tipo de pensamientos. Por ejemplo, tu primer enamoramiento en la escuela secundaria puede haber provocado pensamientos obsesivos en ese momento, si su afecto era lo único en lo que podías pensar.

Pensamientos negativos automáticos

Los artículos de Verywell Mind son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud mental. Los revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

Muchas personas experimentan pensamientos irracionales que suelen ser negativos o molestos. Es posible que haya escuchado términos relacionados con el pensamiento irracional, como rumiar, autodespreciar o catastrofizar.

  Que decirle a alguien con ansiedad

Es posible que tenga creencias como “debería estar tranquilo en los aviones”, “debería estar cómodo en público” o “debo ser un fracaso”. Estos duros autojuicios no ayudan a reducir la ansiedad. El pensamiento de “todo o nada” conduce a autocríticas que simplemente alimentan la ansiedad.

A medida que aumenta la ansiedad, también puede verse abrumado por pensamientos autodestructivos. Puede empezar a culparse a sí mismo por tener miedo, creyendo que se trata de algún tipo de defecto por su parte. También puedes utilizar insultos, como decirte a ti mismo que eres “patético” o “débil”.

Ejemplos de pensamientos intrusivos

Parece surgir de la nada: un pensamiento extraño y perturbador o una imagen inquietante que aparece en tu mente. Puede ser violento o sexual, o un temor recurrente a hacer algo inapropiado o vergonzoso. Sea cual sea el contenido, suele ser inquietante y puede provocar sentimientos de preocupación o vergüenza. Cuanto más intentas apartar el pensamiento de tu mente, más persiste.

Los pensamientos intrusivos suelen estar provocados por el estrés o la ansiedad. También pueden ser un problema a corto plazo provocado por factores biológicos, como los cambios hormonales. Por ejemplo, una mujer puede experimentar un aumento de los pensamientos intrusivos tras el nacimiento de un hijo.

A menudo, las personas se sienten demasiado avergonzadas para hablar de ello, dice el Dr. Williams. “Muchas veces, cuando los pacientes me lo plantean, pueden adelantarse con algo así como: ‘No estoy loca, pero me viene a la cabeza este pensamiento extraño'”, dice. “Pueden pensar en hacer daño a un miembro de la familia, por ejemplo, a un bebé. Cuando el pensamiento se produce, se horrorizan: ‘No puedo creer que se me haya ocurrido eso. No debería decírselo a nadie; podrían pensar que me pasa algo”.

  Se me cierra la garganta ansiedad
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad