Saltar al contenido

Dolores musculares y articulares por ansiedad

mayo 13, 2022
Dolores musculares y articulares por ansiedad

Ansiedad de los músculos rígidos

La ansiedad puede afectar a muchas partes diferentes de su cuerpo. No es sólo mental, sino que puede provocar síntomas y reacciones físicas muy importantes que pueden cambiar drásticamente su capacidad de vivir y funcionar con normalidad y comodidad.

No es de extrañar que la ansiedad pueda ser increíblemente angustiosa. Pero lo que quizá no sepas es que la ansiedad también puede afectarte indirectamente, por ejemplo, provocando reacciones físicas que te apartan de las cosas que te gustan. Un ejemplo de este tipo de respuesta es el dolor muscular, que afecta a muchas personas con ansiedad y puede, en cierto modo, provocar más ansiedad. Además, el dolor muscular puede impedir que una persona salga, vea a sus amigos o haga deporte, por ejemplo, lo que dificulta que esa persona disfrute de actividades recreativas a las que otros se dedican normalmente.

Son muchos los problemas que pueden causar dolor muscular. Pero no se puede negar que la ansiedad puede tener un efecto muy importante en los músculos. Sólo una pequeña muestra de las explicaciones de los vínculos entre la ansiedad y el dolor muscular incluyen:

Trastorno de ansiedad generalizada

El dolor, la rigidez y la sensibilidad de las articulaciones es un síntoma común del trastorno de ansiedad, que incluye la ansiedad y los ataques de pánico, el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de ansiedad social y el trastorno obsesivo-compulsivo, por nombrar algunos.

También puede variar en intensidad desde leve, a moderada, a grave. Las articulaciones también pueden estar doloridas un día y aparentemente bien al siguiente. El dolor y la rigidez de las articulaciones también pueden convertirse en un problema constante durante la lucha contra el trastorno de ansiedad.

Esta reacción de supervivencia suele denominarse respuesta de lucha o huida, respuesta de emergencia, respuesta de lucha, huida o congelación (algunas personas se congelan cuando tienen miedo como un «ciervo atrapado en los faros») o respuesta de lucha, huida, congelación o desmayo (ya que algunas personas se desmayan cuando tienen miedo)[1][2].

Sin embargo, la activación frecuente de la respuesta al estrés, como la que se produce por un comportamiento excesivamente aprensivo, puede dejar al cuerpo en un estado de semipreparación de la respuesta al estrés, que denominamos «hiperestimulación de la respuesta al estrés», ya que las hormonas del estrés son potentes estimulantes.

Escalofríos por ansiedad

Estudios anteriores han asociado la depresión y los trastornos de la articulación temporomandibular (TTM). Sin embargo, la temporalidad sigue sin aclararse. En la mayoría de los estudios con pacientes se han seleccionado sujetos de centros de tratamiento, mientras que en los estudios epidemiológicos no se ha realizado un examen clínico. En este estudio se analizaron los datos de seguimiento de 5 años del Estudio de Salud en Pomerania (SHIP) basado en la población. Para estimar el efecto de los síntomas de depresión y los de ansiedad en el riesgo de dolor por TTM, se utilizó el Composite International Diagnostic-Screener (CID-S) y un examen clínico funcional con palpación de la articulación temporomandibular y los músculos masticatorios. Tras excluir a los sujetos que presentaban dolor articular al inicio del estudio, se obtuvo una muestra de 3.006 participantes caucásicos con una edad media de 49 años. De ellos, 122 participantes presentaban signos de dolor articular por TTM a la palpación. Los sujetos con síntomas de depresión tenían un mayor riesgo de padecer dolor articular por TTM a la palpación (cociente de tasas: 2,1; intervalo de confianza del 95%: 1,5-3,0; p < 0,001). Los síntomas de ansiedad se asociaron con el dolor articular y con el dolor muscular. El diagnóstico, la prevención y la terapia del dolor de los TTM también deberían tener en cuenta los síntomas de la depresión y los de la ansiedad, y las terapias apropiadas si son necesarias.

Ansiedad sin preocupación

Con tantos factores que contribuyen a la aparición del dolor crónico, hay algunos que muchos no se dan cuenta de que son la causa. Se ha descubierto que la ansiedad es un factor común en la causa de los problemas de dolor crónico, y lo peor de todo es que el dolor crónico también puede causar ansiedad. Este mal ciclo de preocupación y dolor puede hacer que su vida parezca insoportable, y es importante entender cómo se correlacionan estos dos problemas.

Si está lidiando con el dolor crónico, no es ningún secreto que el estrés viene con él. Ya sea que esté estresado por no sentir nunca alivio, o porque los que le rodean no entienden su dolor, tener estrés es una pista común hacia la ansiedad. Intenta eliminar tu estrés diario para evitar que la ansiedad se apodere de ti.

Para los que ya tienen ansiedad, ésta puede empeorar aún más los síntomas del dolor crónico. Se sabe que la ansiedad hace que las personas que la padecen sean hipersensibles al dolor, lo que hace que se centren aún más en el dolor. Esta combinación sólo conduce a más problemas, ya que centrarse en el dolor sólo lo hace sentir peor.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad