Saltar al contenido

Dolor de pies por ansiedad

mayo 14, 2022
Dolor de pies por ansiedad

Daños en los nervios por el estrés

Abril de 2018 es el mes nacional de la concienciación sobre el estrés. A principios de este mes, en nuestro Blog del Médico del Pie, presentamos cómo el estrés impacta en todo el cuerpo y dimos formas de combatirlo. Al ser especialistas en la salud del pie y del tobillo, este artículo detallará específicamente cómo el estrés impacta en los pies.

El estrés nos afecta a todos de muchas maneras: puede aumentar nuestro nivel de excitación y puede agobiarnos e incluso hacernos enfermar. El estrés físico puede pasar factura a nuestros pies en forma de desgaste excesivo de las uñas y la piel y manifestarse en forma de lesiones por uso excesivo, como tendinitis o fracturas óseas por estrés.

El estrés emocional excesivo o la ansiedad pueden tener síntomas más sutiles y sentirse hasta en los dedos de los pies. Muchas personas pueden padecer una inquietud en las piernas que les perturba el sueño o una tensión muscular que puede afectar negativamente a su forma de andar. Un ataque de ansiedad que implique hiperventilación y una liberación repentina de adrenalina en el cuerpo aleja la sangre de los pies y puede producir un incómodo ardor y entumecimiento, pies fríos e incluso hiperhidrosis (sudoración).

El estrés de los pies fríos

Abril de 2018 es el mes nacional de la concienciación sobre el estrés. A principios de este mes, en nuestro Blog del Médico del Pie, presentamos cómo el estrés impacta en todo el cuerpo y dimos formas de combatirlo. Al ser especialistas en la salud del pie y del tobillo, este artículo detallará específicamente cómo el estrés impacta en los pies.

El estrés nos afecta a todos de muchas maneras: puede aumentar nuestro nivel de excitación y puede agobiarnos e incluso hacernos enfermar. El estrés físico puede pasar factura a nuestros pies en forma de desgaste excesivo de las uñas y la piel y manifestarse en forma de lesiones por uso excesivo, como tendinitis o fracturas óseas por estrés.

El estrés emocional excesivo o la ansiedad pueden tener síntomas más sutiles y sentirse hasta en los dedos de los pies. Muchas personas pueden padecer una inquietud en las piernas que les perturba el sueño o una tensión muscular que puede afectar negativamente a su forma de andar. Un ataque de ansiedad que implique hiperventilación y una liberación repentina de adrenalina en el cuerpo aleja la sangre de los pies y puede producir un incómodo ardor y entumecimiento, pies fríos e incluso hiperhidrosis (sudoración).

Llevo el estrés en los pies

Los propósitos de este estudio fueron aclarar la incidencia de la ansiedad y la depresión entre los pacientes con enfermedades crónicas del pie y el tobillo y examinar la asociación independiente de la ansiedad y la depresión con el dolor y la calidad de vida.

Se reclutaron pacientes que visitaron la clínica de pie y tobillo desde abril de 2015 hasta noviembre de 2016. La ansiedad y la depresión de los pacientes se evaluaron mediante la Escala de Ansiedad y Depresión Hospitalaria. El dolor y la calidad de vida se evaluaron mediante la escala analógica visual (EAV) y el Cuestionario de Evaluación del Pie Autoadministrado (SAFE-Q), respectivamente. Además, se encuestaron las características de los pacientes, como la edad, el sexo, el índice de masa corporal, el dolor en otras zonas del cuerpo, el apoyo social, el empleo y los ingresos familiares. Se realizó un análisis de regresión múltiple para examinar la asociación independiente de la ansiedad y la depresión con el dolor y la calidad de vida. Se incluyeron en el análisis un total de 250 pacientes.

La prevalencia de la ansiedad y la depresión fue del 30% y el 27%, respectivamente. Las puntuaciones de la EVA y de todas las subescalas del SAFE-Q fueron significativamente peores en los pacientes con ansiedad o depresión que en los pacientes sin las mismas (mediana de la EVA: 63 frente a 49 para la ansiedad, p = 0,005; 68 frente a 47 para la depresión, p < 0,001). Además, los análisis de regresión múltiple mostraron que la presencia de ansiedad ( P = 0,02) y depresión ( P < 0,001) se asoció de forma independiente con un aumento del dolor, y condujo a puntuaciones bajas en todas las subescalas del SAFE-Q ( P < 0,001 para todas las subescalas).

Ansiedad de pies ardientes

«La mayoría de las personas experimentan realmente la ansiedad como un problema físico», dijo Jason Conover, trabajador social del Hospital Utah Valley de Intermountain Healthcare. «A menudo no se reconoce porque los síntomas físicos son tan evidentes y bastante preocupantes que podrían pensar que están experimentando otra cosa – por ejemplo, un ataque al corazón».

La ansiedad genera tensión en todo el cuerpo. Según Conover, el cerebro puede reaccionar a los pensamientos de miedo y recurrir a los músculos para que se preparen para un momento que no se va a producir. Algo así como si estuvieras a punto de tener un accidente o protegiendo tu cuerpo para recibir un puñetazo. La acción nunca ocurre, pero químicamente acabas de experimentarlo sólo por un pensamiento de miedo aleatorio que se ha colado.

Tratar la ansiedad es importante para mejorar la salud mental y también la física. La inflamación se acumula a causa del estrés, y la inflamación es una de las causas de numerosas enfermedades crónicas, como las afecciones cardíacas y gastrointestinales.

Respiración – Debido a la tensión, la respiración puede cambiar, dice Conover. La respiración puede volverse más corta, superficial o incluso aguantar la respiración demasiado tiempo. Los pulmones no exhalan completamente debido a la tensión. Las técnicas de relajación y respiración pueden ayudar.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad