Saltar al contenido

Los porros producen ansiedad

mayo 13, 2022
Los porros producen ansiedad

La ansiedad puede causar artritis

El dolor, la rigidez y la sensibilidad de las articulaciones es un síntoma común de los trastornos de ansiedad, como la ansiedad y los ataques de pánico, el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de ansiedad social y el trastorno obsesivo-compulsivo, por nombrar algunos.

También puede variar en intensidad desde leve, a moderada, a grave. Las articulaciones también pueden estar doloridas un día y aparentemente bien al siguiente. El dolor y la rigidez de las articulaciones también pueden convertirse en un problema constante durante la lucha contra el trastorno de ansiedad.

Esta reacción de supervivencia suele denominarse respuesta de lucha o huida, respuesta de emergencia, respuesta de lucha, huida o congelación (algunas personas se congelan cuando tienen miedo como un “ciervo atrapado en los faros”) o respuesta de lucha, huida, congelación o desmayo (ya que algunas personas se desmayan cuando tienen miedo)[1][2].

Sin embargo, la activación frecuente de la respuesta al estrés, como la que se produce por un comportamiento excesivamente aprensivo, puede dejar al cuerpo en un estado de semipreparación de la respuesta al estrés, que denominamos “hiperestimulación de la respuesta al estrés”, ya que las hormonas del estrés son potentes estimulantes.

Síntomas físicos de la ansiedad

Ningún individuo se ha librado de los ataques de ansiedad que, cuando no se combaten, conducen a otras condiciones negativas. Puede sorprenderle a uno saber que la salud mental tiene algún tipo de conexión con las condiciones estresantes de la inflamación de las articulaciones. El estrés emocional y el dolor articular están relacionados y pueden restringir sus movimientos. Si no se trata, podría convertirse en un dolor crónico y definitivamente difícil de superar.

Si una persona tiene ansiedad o experimenta ataques de pánico, entonces es plausible que se desarrollen malas posturas, lo que lleva a movimientos espasmódicos alterados. La ansiedad provoca dolor muscular y esto bien podría ser el culpable de las discapacidades funcionales. Un cuerpo y unas articulaciones tan doloridos pedirían a gritos el descanso, lo que es aún peor, ya que conduce a un mayor agravamiento. Aparte del descanso, estas personas afectadas tienden a sentarse con las piernas cruzadas, lo que provoca imperceptiblemente un dolor propio.

El estrés provoca dolor e inflamación de las articulaciones. Es el subproducto de la ansiedad, ya que los niveles de estrés acentúan la síntesis de moléculas inflamatorias que conducen a los síntomas de la artritis en el dedo, la artritis reumatoide, los síntomas de la artrosis de cadera, los síntomas de la artritis en las rodillas, el dolor articular y la rigidez. Hay muchas maneras de aliviar el dolor articular, que es esencial en estas condiciones.

Síntomas musculares de ansiedad

La flexibilidad de las articulaciones es un rasgo a menudo codiciado que proporciona una ventaja especial a bailarines y atletas, pero puede haber demasiado de esta cosa buena. Cada vez son más las investigaciones que sugieren una sorprendente relación entre los altos niveles de flexibilidad y la ansiedad. Un estudio publicado el año pasado en la revista Frontiers in Psychology es uno de los más recientes en confirmar la asociación, al descubrir que las personas con articulaciones hipermóviles tienen una mayor actividad cerebral en regiones de ansiedad.

La hipermovilidad articular, que afecta aproximadamente al 20 por ciento de la población, confiere una amplitud de movimiento inusualmente grande. Las personas hipermóviles pueden, por ejemplo, tocarse el pulgar con la parte interna del antebrazo o colocar las manos en el suelo sin doblar las rodillas. El rasgo parece ser genético y es el resultado de una variación en el colágeno, la principal proteína estructural del tejido conectivo.

Desde hace tiempo se ha relacionado el hecho de tener doble articulación con un mayor riesgo de padecer asma y síndrome del intestino irritable, entre otros trastornos físicos. “La hipermovilidad articular repercute en todo el cuerpo y no sólo en las articulaciones”, afirma Jessica Eccles, psiquiatra e investigadora de la Universidad de Sussex (Inglaterra). Era sólo cuestión de tiempo que los científicos estudiaran también si la hipermovilidad articular estaba relacionada con los trastornos mentales. La investigación comenzó en 1993 y se intensificó en 1998, cuando la investigadora Rocío Martín-Santos, ahora en el Hospital Clínico de la Universidad de Barcelona, y sus colegas descubrieron que los pacientes con ansiedad tenían 16 veces más probabilidades de tener articulaciones laxas. Desde entonces, sus hallazgos se han reproducido en numerosas ocasiones en grandes poblaciones.

Causas del dolor articular

Los trastornos de ansiedad y pánico pueden producir una amplia gama de síntomas físicos angustiosos. Muchas personas no son conscientes de que sus síntomas son causados por la ansiedad, lo que puede empeorar el problema, ya que muchas personas se preocupan de que sus síntomas sean causados por una enfermedad subyacente, lo que conduce a una mayor ansiedad. Este círculo vicioso puede romperse aprendiendo sobre la ansiedad y siendo capaz de reconocer los síntomas físicos. Estos son los 10 síntomas físicos más comunes de la ansiedad.

La fatiga es uno de los síntomas más comunes asociados a la ansiedad, el trastorno de pánico, el estrés crónico, la depresión y otros trastornos mentales. La ansiedad crónica deja al cuerpo y a la mente en un estado constante de tensión y alto estado de alerta. La mente está constantemente escudriñando el entorno externo e interno en busca de amenazas, lo que provoca malestar emocional y tensión física. Este estado de alerta constante conduce al agotamiento mental y físico, que a menudo persiste incluso después de un largo sueño.

La ansiedad es una respuesta natural al peligro y es necesaria para que el ser humano sobreviva. Los niveles elevados de ansiedad desencadenan cambios en el cuerpo que ayudan a prepararse para hacer frente a las amenazas y al peligro, lo que también se conoce como la respuesta de lucha o huida. Sin embargo, si usted vive con ansiedad crónica, su cuerpo y su mente a menudo son incapaces de diferenciar entre los peligros reales y los imaginarios, lo que significa que la respuesta de lucha o huida puede estar continuamente activa. Uno de los primeros cambios que se producen durante la respuesta de lucha o huida es un aumento del ritmo cardíaco.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad