Saltar al contenido

Relacion ansiedad y menopausia

mayo 13, 2022
Relacion ansiedad y menopausia

Depresión en la menopausia

El periodo que precede a la menopausia, conocido como perimenopausia, suele caracterizarse por una serie de síntomas que pueden afectar a las mujeres en distintos grados. Estos síntomas están causados por las fluctuaciones repentinas de los niveles hormonales en el cuerpo y, en particular, por la disminución de las hormonas que desempeñan un papel vital en la salud reproductiva.

Las principales hormonas asociadas a la perimenopausia son los estrógenos y la progesterona, pero es importante entender que todas las hormonas de nuestro cuerpo forman parte de un ecosistema, ya que la mayoría de ellas influyen o estimulan la producción de otras.

Este es el caso de los estrógenos y la progesterona. No son simplemente hormonas que gobiernan el sistema reproductivo, sino que hay receptores de estrógeno y progesterona en todo el cuerpo. Cuando los niveles de estas hormonas empiezan a disminuir bruscamente durante la perimenopausia, todos los sistemas que albergan algún receptor, incluido el cerebro, registran estos cambios.

Cuando los receptores hormonales del cerebro empiezan a descender, se interrumpe la delicada cadena de actividad bioquímica que, a su vez, afecta a la producción de hormonas reguladoras del estado de ánimo, como la serotonina y la dopamina. En consecuencia, puede experimentar cambios en su salud mental, con un aumento de los síntomas de ansiedad durante la perimenopausia (1).

Estrógeno y ansiedad

Los artículos de Verywell Health son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud. Estos revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

La palabra «mujer» se utiliza en este artículo para referirse a las personas que se identifican como mujeres y tienen los órganos reproductores típicos de una mujer cisgénero. Reconocemos que algunas personas que se identifican como mujeres no tienen la misma anatomía que la representada en este artículo.

La menopausia se produce cuando el ciclo menstrual de una mujer se ha detenido durante 12 meses seguidos, lo que indica el fin de la menstruación. El periodo de transición previo a la menopausia se denomina perimenopausia. Durante este periodo, el ciclo menstrual de la mujer comienza a cambiar y se vuelve irregular. Algunas mujeres incluso experimentan ansiedad como síntoma, probablemente debido a los cambios hormonales.

La perimenopausia puede durar unos tres o cuatro años antes de la aparición de la menopausia. La menopausia viene precedida de periodos irregulares que cada vez son menos frecuentes, junto con los demás síntomas de la perimenopausia.

Sensación de nerviosismo en la perimenopausia

La mayoría de las mujeres experimentan la menopausia después de los 40 años y pasan un tercio de su vida en esta fase. Es una parte natural e importante de la vida de cualquier mujer. Sin embargo, eso no siempre hace que sea fácil de afrontar. Los cambios que conlleva la menopausia afectan a la vida de la mujer física y emocionalmente. Los cambios más reconocibles son los sofocos, los cambios de humor y las noches inquietas. Pero lo que muchas personas no saben es que la menopausia también puede traer consigo ansiedad, ataques de pánico y depresión.

Los estudios médicos sugieren que, incluso en circunstancias normales, las mujeres tienen el doble de probabilidades de sufrir ansiedad que los hombres. Sin embargo, los desequilibrios hormonales que surgen durante la menopausia también pueden contribuir al desarrollo de la ansiedad o empeorar la ansiedad y la depresión existentes. Los síntomas de ansiedad en la menopausia incluyen:

Los posibles tratamientos para la ansiedad relacionada con la menopausia pueden incluir hormonas, terapia hormonal, antidepresivos, psicoterapia o suplementos para mejorar el estado de ánimo. Terapia cognitiva conductual La terapia cognitiva conductual (TCC) ha demostrado ser eficaz como tratamiento para la menopausia. Esta terapia ayuda a las mujeres a examinar las conexiones entre sus sentimientos, pensamientos y comportamiento. Mediante la terapia cognitivo-conductual, las mujeres pueden aprender a modificar su comportamiento para ayudar a reducir la gravedad de los síntomas de la menopausia.

La menopausia puede provocar ansiedad y palpitaciones

Se han realizado relativamente pocos estudios sobre la relación entre la ansiedad y la menopausia. A pesar de la escasez de pruebas claras, algunos autores han sugerido que la transición menopáusica es un momento de mayor riesgo de aparición o exacerbación de los síntomas de ansiedad. También existe controversia sobre si la ansiedad es anterior a los sofocos o es una consecuencia de éstos. El objetivo de este trabajo es examinar las pruebas sobre la relación entre la menopausia y la ansiedad, y entre la ansiedad y los sofocos, uno de los síntomas principales de la menopausia.

Se realizó una revisión sistemática basada en la literatura publicada entre 1960 y 2011, utilizando las bases de datos Medline, Web of Science y PsychINFO. Se introdujeron en la búsqueda los términos clave «ansiedad», «síntomas de ansiedad», «trastorno de ansiedad», «menopausia», «transición menopáusica», «mediana edad», «sofocos o bochornos» y «síntomas vasomotores». Los estudios se incluyeron si informaban de una investigación original que utilizaba una medida de ansiedad claramente descrita o investigaba la relación entre la ansiedad y los síntomas vasomotores.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad