Saltar al contenido

Ansiedad y temperatura corporal

mayo 12, 2022
Ansiedad y temperatura corporal

Efectos secundarios de la ansiedad

La temperatura normal del cuerpo es, por término medio, de aproximadamente 98,6 °F. Sin embargo, es bastante común que la temperatura corporal fluctúe 1°F en un sentido u otro. Esta fluctuación puede producirse por varias razones. Por ejemplo, si estás tranquilo y relajado, tu temperatura corporal puede bajar un poco. Pero si está activo y va de un lado a otro durante el día, es posible que se eleve al extremo superior dentro del rango normal.

El reloj biológico del cuerpo también afecta a la temperatura corporal. Por ejemplo, antes de ir a dormir el cuerpo enfría un poco su temperatura corporal para ayudar a conciliar el sueño. Al despertarnos, el reloj biológico aumenta la temperatura corporal para que podamos funcionar con normalidad durante el día.

La infección bacteriana también puede hacer que la temperatura corporal aumente. De hecho, es una de las causas más comunes del aumento de la temperatura corporal. Dado que los virus y las bacterias tienen dificultades para sobrevivir a temperaturas superiores a la temperatura corporal normal, cuando el cuerpo detecta una infección bacteriana, aumenta involuntariamente su temperatura (fiebre) e incrementa el flujo sanguíneo para acelerar las acciones de defensa del cuerpo con el fin de combatir la infección. No es infrecuente que el cuerpo aumente su temperatura corporal hasta 3 o 5 °F para combatir una infección. Dado que la temperatura corporal elevada también provoca daños en el cuerpo, no debemos dejar que las temperaturas altas prolongadas no se traten. Sin embargo, como mencionamos anteriormente, no es raro que la temperatura corporal fluctúe 1°F por encima o por debajo del rango normal. Esto se considera normal.

Ansiedad tics escalofríos

Ya sabemos que la ansiedad puede repercutir en el cuerpo de muchas maneras, pero ¿la ansiedad puede provocar fiebre?    Curiosamente, el estrés crónico puede provocar lo que se conoce como fiebre psicógena, es decir, una fiebre causada por factores psicológicos y no por un virus u otra causa ambiental. Para algunas personas, esto se parece a una fiebre persistente de bajo grado (99-100 grados Fahrenheit).    En cambio, otras personas pueden experimentar un pico repentino de temperatura que dura poco tiempo durante un ataque de pánico.

La respuesta corta es que la ansiedad no suele causar fiebre, pero ciertamente puede hacerlo. Tenga en cuenta que el estrés y la ansiedad pueden hacer que el sistema inmunitario no funcione de forma óptima, haciéndolo susceptible a diversas enfermedades. Además, los cambios de temperatura corporal que pueden producirse durante un ataque de ansiedad (sofocos y bochornos) pueden hacer que una persona se sienta febril. Sin embargo, es posible que no tengan realmente fiebre. La ansiedad puede causar los siguientes síntomas similares a la fiebre: No se puede negar que la ansiedad puede tener un impacto físico, pero es importante tener en cuenta que la fiebre no es increíblemente común. A veces puede parecer que se tiene fiebre cuando en realidad no es así.

Fiebre psicógena

Objetivos: La sudoración, los sofocos y el rubor son síntomas que frecuentemente reportan los individuos con trastornos de ansiedad. Representan importantes refuerzos de las cogniciones y conductas ansiógenas. Un sistema que puede estar implicado en la manifestación de estos síntomas es el sistema termosensorial/termorregulador. El objetivo del presente estudio fue investigar hasta qué punto los individuos con trastornos de ansiedad se caracterizan por alteraciones en este sistema.

Métodos: Se realizaron búsquedas sistemáticas en PubMed y PsycINFO. Los estudios eran elegibles si (i) evaluaban a individuos con trastornos de ansiedad, (ii) efectores/resultados de termosensación o termorregulación, y (iii) utilizaban un diseño de casos y controles.

Resultados: Se identificaron N = 86 estudios. No hubo evidencia de alteración de la termosensación en individuos con trastornos de ansiedad. En lo que respecta a los efectores termorreguladores, los individuos con trastorno de ansiedad social mostraron una vasodilatación cutánea alterada ante un desafío farmacológico; los individuos con fobia específica mostraron un aumento de la sudoración ante estímulos fóbicos; los individuos con trastorno de pánico mostraron un aumento de la sudoración diaria, así como un aumento de la sudoración en respuesta a estímulos no fóbicos y fóbicos. En cuanto a los resultados termorreguladores, hubo pruebas de alteración de la temperatura de la piel en todos los subtipos de ansiedad.

Ansiedad y calor

La ansiedad es algo más que pensamientos nerviosos. La ansiedad provoca importantes síntomas físicos. Por ejemplo, algunos de estos síntomas (como las palpitaciones del corazón y la tensión muscular) están provocados por la activación del sistema de lucha o huida. Otros se desencadenan por la forma en que te comportas en respuesta a tu ansiedad (por ejemplo, intentar respirar más rápido cuando sientes que estás hiperventilando, lo que empeora la hiperventilación).

Un poco de ansiedad es normal y natural. El miedo puede ayudar a mantenerte a salvo de cualquier daño. Pero cuando su sistema de lucha o huida se activa de forma inapropiada, incluso cuando no se ha enfrentado a una situación realmente amenazante, es cuando puede estar sufriendo un problema de ansiedad diagnosticable. Uno de los síntomas que pueden acompañar a los estados de ansiedad es un cambio rápido de la temperatura corporal (aunque si experimenta este síntoma, no es necesariamente suficiente para decir que tiene un trastorno de ansiedad, en comparación con una respuesta de ansiedad adecuada).

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad