Saltar al contenido

Ansiedad y calor corporal

mayo 12, 2022
Ansiedad y calor corporal

Efectos secundarios de la ansiedad

La ansiedad es algo más que pensamientos nerviosos. La ansiedad provoca síntomas físicos importantes. Por ejemplo, algunos de estos síntomas (como las palpitaciones del corazón y la tensión muscular) están provocados por la activación del sistema de lucha o huida. Otros se desencadenan por la forma en que te comportas en respuesta a tu ansiedad (por ejemplo, intentar respirar más rápido cuando sientes que estás hiperventilando, lo que empeora la hiperventilación).

Un poco de ansiedad es normal y natural. El miedo puede ayudar a mantenerte a salvo de cualquier daño. Pero cuando su sistema de lucha o huida se activa de forma inapropiada, incluso cuando no se ha enfrentado a una situación realmente amenazante, es cuando puede estar sufriendo un problema de ansiedad diagnosticable. Uno de los síntomas que pueden acompañar a los estados de ansiedad es un cambio rápido de la temperatura corporal (aunque si experimenta este síntoma, no es necesariamente suficiente para decir que tiene un trastorno de ansiedad, en comparación con una respuesta de ansiedad adecuada).

Ansiedad o covid 19

Si alguna vez has notado que tu estado de ánimo se ve afectado por la previsión meteorológica, no eres el único. Muchas personas sufren depresión estacional en los meses de invierno o de verano, o en ambos.    Resulta que el tiempo no sólo puede desencadenar la depresión, sino que también puede exacerbar los síntomas de la ansiedad, según una investigación realizada por la Sociedad Japonesa de Psiquiatría y Neurología. Los síntomas que se producen cuando hace demasiado calor son muy parecidos a los que se producen durante un ataque de pánico.

La psicoterapeuta Ellen Yom dijo a HelloGiggles: “El verano puede ser especialmente productor de ansiedad para aquellos que han experimentado ataques de pánico en el pasado”. Y añadió: “Los síntomas fisiológicos que se sienten son muy intensos durante un ataque de pánico, por lo que muchas personas con este historial pueden experimentar niveles más altos de ansiedad durante los meses de verano cuando se desencadenan los mismos síntomas fisiológicos (sudoración, palpitaciones, temblores, falta de aire, sensación de desmayo)” “Cuando tu cuerpo se calienta demasiado, puedes experimentar síntomas similares a los de un trastorno de ansiedad”, según The Lantern Project. “Si no te cuidas cuando hace calor, puede que los síntomas de ansiedad se intensifiquen”.

Ansiedad tics escalofríos

Aunque la ansiedad es más conocida por sus síntomas mentales, como los pensamientos nerviosos y las preocupaciones, son los síntomas físicos los que suelen causar más angustia a las personas. Las náuseas, la tensión muscular, la aceleración de los latidos del corazón… estos síntomas pueden ser a la vez aterradores y angustiosos, y algunos de ellos causan realmente un gran temor o malestar que puede afectar drásticamente a la calidad de vida.

Uno de los síntomas que puede ser increíblemente angustioso es la sensación de calor por ansiedad. La ansiedad tiene el potencial de elevar drásticamente su calor corporal, casi como si estuviera enfermo, y dependiendo de dónde se encuentre, ese aumento del calor corporal puede ser significativamente incómodo y causar mucha frustración y miseria.

El calor corporal se eleva como resultado del sistema de lucha o huida. El sistema en sí es muy útil. Cuando te enfrentas a un peligro, necesitas que tu cuerpo esté preparado para empezar a luchar o huir. El cerebro procesa ese peligro y libera adrenalina. Esa adrenalina dilata las pupilas para que entre más luz, bombea la sangre más rápido para que puedas correr o luchar, y mucho más.

Sofocos de ansiedad

“Hay algunas diferencias clave, pero también hay algunos síntomas que pueden coincidir”, reconoce la Dra. Jennifer Erickson, psiquiatra que atiende a pacientes en el Centro Médico de la UW – Montlake y en las Clínicas del Barrio de la UW.

Aunque los síntomas de los ataques de pánico y su gravedad varían en cada persona, estos son algunos de los síntomas que pueden darse: falta de aire, fatiga, tensión en todo el cuerpo, dolor en el pecho, sensación de descontrol o de que el mundo se acaba, sensación de claustrofobia o de estar fuera del cuerpo, escalofríos o sofocos, náuseas, sudoración, piel enrojecida o caliente, o incluso entumecimiento, hormigueo o dolor en el cuello o la espalda.

En primer lugar, Erickson recomienda comprobar la temperatura. Intenta no hacerlo con regularidad; una vez al día será suficiente. Es bastante sencillo: Si no tienes fiebre (normalmente definida como 100,4 grados F o más), tus síntomas son probablemente causados por la ansiedad, no por el coronavirus.

Otra forma de ponerte a prueba es probar una técnica de distracción. Elija un objeto de la habitación -como una planta de interior o algo que tenga muchos ángulos diferentes- y centre su atención en él. Observa las variaciones de textura, forma y color. Traza las líneas del objeto con los ojos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad