Saltar al contenido

La ansiedad sube la tensión arterial

mayo 14, 2022
La ansiedad sube la tensión arterial

Presión arterial repentinamente alta

Efecto de la combinación de ansiedad y depresión sobre la presión arterial mediaEncontramos que los síntomas de ansiedad y depresión predicen una disminución relativa de la presión arterial durante un seguimiento de 22 años. El nivel inicial de ansiedad y depresión se asoció positivamente con una disminución de la presión arterial sistólica en los análisis de regresión lineal ajustados por edad, sexo, nivel educativo y presión arterial inicial. Para la presión arterial diastólica, se encontró una tendencia similar no significativa. Un nivel elevado de síntomas tanto al inicio como al año 11 se asoció más fuertemente con una disminución de la presión arterial durante el seguimiento de 22 años. En los individuos con un nivel alto de síntomas en los tres exámenes, encontramos una disminución aún más fuerte tanto para la presión arterial sistólica como para la diastólica (b = -1,59, p = 0,004, y b = -0,78, p = 0,019, respectivamente) en comparación con los individuos con un nivel de síntomas más bajo. El ajuste adicional por otros factores de salud y por la medicación antihipertensiva no cambió el patrón general de los resultados, pero el efecto de la ansiedad y la depresión combinadas sobre la presión arterial se atenuó ligeramente (Tabla 2).Tabla 2 Asociación de las puntuaciones combinadas de ansiedad/depresión1 con el cambio en la presión arterial desde el inicio (HUNT 1) hasta el seguimiento de 22 años (HUNT 3)Tabla de tamaño completo

Presión arterial por ataque de pánico

Comportarse de forma aprensiva (ansiedad) hace que el cuerpo produzca la respuesta al estrés. La respuesta al estrés segrega inmediatamente hormonas del estrés en el torrente sanguíneo, donde viajan a puntos específicos del cuerpo para provocar cambios fisiológicos, psicológicos y emocionales específicos que aumentan la capacidad del cuerpo para hacer frente a una amenaza -para luchar con ella o huir de ella-, razón por la que la respuesta al estrés suele denominarse respuesta de lucha o huida.

  Aleteo por ansiedad

Cuando las respuestas al estrés se producen con poca frecuencia, el cuerpo puede recuperarse con relativa rapidez de los cambios fisiológicos, psicológicos y emocionales que provoca la respuesta al estrés. En consecuencia, los cambios de la respuesta al estrés son temporales. En circunstancias normales, estos cambios desaparecen rápidamente y no presentan efectos a largo plazo.

Sin embargo, cuando las respuestas al estrés se producen con demasiada frecuencia y/o de forma dramática, el cuerpo tiene más dificultades para recuperarse, lo que puede hacer que el cuerpo permanezca en un estado semi-hiperestimulado, ya que las hormonas del estrés son estimulantes. Llamamos a este estado semi-hiperestimulado, hiperestimulación de la respuesta al estrés.

Estrés y presión arterial

En el acelerado mundo actual, repleto de exigencias cada vez mayores, la gestión del estrés es una habilidad vital y un salvavidas. También es importante tener en cuenta que, aunque todavía se está estudiando la relación entre el estrés y la presión arterial alta (HBP o hipertensión), se sabe que el estrés contribuye a los factores de riesgo, como la mala alimentación y el consumo excesivo de alcohol.

“Luchar o huir” es una respuesta valiosa cuando nos enfrentamos a una amenaza inminente que podemos manejar enfrentándonos o huyendo. Sin embargo, nuestro mundo moderno contiene muchos acontecimientos estresantes que no podemos manejar con esas opciones. El estrés crónico (constante) hace que nuestro cuerpo se ponga en marcha de forma intermitente durante días o semanas. Los vínculos entre el estrés crónico y la presión arterial no están claros y todavía se están estudiando.

El estrés es un factor del estilo de vida y, hasta cierto punto, un hecho de la vida. Cada uno de nosotros tiene también un cierto nivel de ansiedad. Por otro lado, la ansiedad crónica y los trastornos de ansiedad son condiciones diagnosticadas médicamente, que pueden verse afectadas por el estrés.

  Estimulacion magnetica transcraneal ansiedad

Presión arterial normal

Muchos de los síntomas de un trastorno de ansiedad son angustiosos pero inofensivos. Mientras que el estrés a largo plazo puede dañar la salud con el tiempo, la mayoría de los síntomas de ansiedad no causan ningún daño duradero y no son indicativos de ningún problema de salud.

Una preocupación que muchos tienen sobre la ansiedad es su relación con la presión arterial alta (hipertensión). A diferencia de otros síntomas de ansiedad, la presión arterial alta puede ser peligrosa, especialmente en aquellas personas con riesgo de padecer enfermedades cardíacas. En este artículo, examinaremos la relación entre la ansiedad y la presión arterial alta, y veremos los efectos de vivir con este riesgo.

Antes de entrar en la relación entre la ansiedad y la presión arterial alta, la realidad es que hay que controlar la ansiedad para evitar que siga aumentando la presión arterial. Si tiene la tensión arterial alta -causada por la ansiedad o no-, está sometiendo a su cuerpo a un estrés considerable cada día. Reducir la ansiedad es uno de los primeros pasos para reducir el estrés de tu cuerpo.

La tensión arterial no es una constante. Cambia a lo largo del día, pasando de alta a baja según lo que estés haciendo, lo que hayas comido, cómo te sientas, etc. En cualquier momento puedes pasar por algún tipo de fluctuación de la presión arterial que cause una lectura alta, y esa lectura no dice nada sobre tu salud o bienestar general.

  Entiende y maneja tu ansiedad
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad