Saltar al contenido

Ansiedad lado izquierdo del cuerpo

mayo 14, 2022
Ansiedad lado izquierdo del cuerpo

Ansiedad sin preocupación

Los síntomas de ansiedad por debilidad muscular pueden afectar a cualquier músculo o grupo de músculos del cuerpo, como los brazos, las piernas, la espalda, el cuello, los dedos de las manos, los pies, etc. Aunque la sensación de debilidad, cansancio y pesadez de los músculos puede ser desconcertante, son síntomas comunes de los trastornos de ansiedad.

La debilidad muscular inducida por la ansiedad puede afectar a cualquier músculo o grupo de músculos. También puede afectar a un músculo o grupo de músculos en particular, o puede pasar aleatoriamente de un músculo o grupo de músculos a otro. También puede incluir varios músculos o grupos de músculos diferentes al mismo tiempo, o sentir que todo el cuerpo está débil.

Los síntomas de ansiedad por debilidad muscular pueden aparecer durante unos momentos y luego desaparecer, pueden durar minutos u horas, o pueden persistir indefinidamente. También pueden aparecer o ser más notorios y molestos al intentar relajarse, al ir a dormir o al despertarse. Este síntoma de ansiedad también puede ser más problemático cuando se intenta utilizar el músculo o grupo de músculos afectados, como al caminar o levantar peso.

El grado y la intensidad de este síntoma de ansiedad por debilidad muscular puede variar de una persona a otra. Por ejemplo, uno o un grupo de músculos puede ser sólo ligeramente débil para una persona, mientras que la debilidad y el cansancio pueden ser intensamente notables y severamente restrictivos para otra persona.

Ansiedad por opresión en el pecho

Dolor en el pecho. Falta de aire. Mareos repentinos. Vómitos. ¿Significan estos síntomas un ataque al corazón o un ataque de pánico? Pues depende. Esta infografía le ayuda a decidir cómo descartar un ataque al corazón en casa, qué buscar en un ataque de pánico – y cuándo buscar atención médica inmediata.

En un ataque al corazón, el dolor en el pecho suele pasar de leve a intenso. Se describe como una sensación de presión u opresión constante, o una sensación de opresión, ardor o dolor. Puede empezar en el centro del pecho y luego irradiarse al brazo, el cuello o los omóplatos, normalmente en el lado izquierdo del cuerpo.

Los síntomas del infarto tienden a empeorar a medida que pasa el tiempo y duran más. Las molestias en el pecho pueden ser leves al principio, pero convertirse en extremas al cabo de varios minutos, o pueden desaparecer y volver a aparecer. Si el dolor es muy breve (o en un punto que duele más al tocarlo o empujarlo), probablemente no sea el corazón.

Durante un ataque de pánico, el dolor en el pecho suele ser agudo o punzante y se limita a la parte central del pecho. En algunas personas, el dolor puede reproducirse o empeorar al presionar la zona, y aliviarse o agravarse al cambiar de posición.

Síntomas físicos de la ansiedad

Los síntomas de ansiedad por debilidad muscular pueden afectar a cualquier músculo o grupo de músculos del cuerpo, como los brazos, las piernas, la espalda, el cuello, los dedos de las manos, los pies, etc. Aunque la sensación de debilidad, cansancio y pesadez de los músculos puede ser desconcertante, son síntomas comunes de los trastornos de ansiedad.

La debilidad muscular inducida por la ansiedad puede afectar a cualquier músculo o grupo de músculos. También puede afectar a un músculo o grupo de músculos en particular, o puede pasar aleatoriamente de un músculo o grupo de músculos a otro. También puede incluir varios músculos o grupos de músculos diferentes al mismo tiempo, o sentir que todo el cuerpo está débil.

Los síntomas de ansiedad por debilidad muscular pueden aparecer durante unos momentos y luego desaparecer, pueden durar minutos u horas, o pueden persistir indefinidamente. También pueden aparecer o ser más notorios y molestos al intentar relajarse, al ir a dormir o al despertarse. Este síntoma de ansiedad también puede ser más problemático cuando se intenta utilizar el músculo o grupo de músculos afectados, como al caminar o levantar peso.

El grado y la intensidad de este síntoma de ansiedad por debilidad muscular puede variar de una persona a otra. Por ejemplo, uno o un grupo de músculos puede ser sólo ligeramente débil para una persona, mientras que la debilidad y el cansancio pueden ser intensamente notables y severamente restrictivos para otra persona.

Escalofríos de ansiedad

Cuando pensamos en los síntomas de la ansiedad, a menudo pensamos en una condición de salud mental que induce sentimientos de preocupación, inquietud, miedo y nerviosismo. Pero, aunque estamos en lo cierto al suponer que se trata de un problema que comienza en el cerebro, en realidad es un estado tan físico como mental, y puede desencadenar también síntomas físicos de ansiedad. “La ansiedad es la sensación que se tiene cuando se piensa que va a ocurrir algo desagradable en el futuro. Otras palabras como “aprensión”, “incertidumbre”, “nerviosismo” y “nerviosismo” también describen bien los sentimientos relacionados con la ansiedad”, explica Nicky Lidbetter, directora general de Anxiety UK, en su guía Understanding Anxiety.

Resulta útil comprender la amplia gama de síntomas físicos de ansiedad que puede sentir una persona con un trastorno de ansiedad o de pánico, tanto durante un ataque de pánico como en el día a día. Saber que muchas de las sensaciones físicas son síntomas de ansiedad puede tranquilizar a una persona ansiosa y recordarle que estas sensaciones físicas, aunque sean fáciles de malinterpretar, no están en su cabeza, sino que son muy reales y tienen explicaciones científicas plausibles. “La ansiedad es completamente normal y es algo que todos los seres humanos experimentan de vez en cuando”, dice Nicky. Por lo tanto, entender la ciencia que hay detrás de los síntomas físicos de la ansiedad y por qué nuestro cuerpo reacciona de la manera en que lo hace, puede ayudarnos a desmenuzar la ansiedad, a romper nuestra percepción de que es un dictador todopoderoso, a conocer nuestro cuerpo y, en definitiva, a recuperar el control.Síntomas físicos de la ansiedad: Una explicación fisiológica para cada uno

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad