Saltar al contenido

Que tomar para la ansiedad y los nervios

mayo 14, 2022
Que tomar para la ansiedad y los nervios

Cómo deshacerse de la ansiedad rápidamente

Todo el mundo experimenta dolor en algún momento, pero en las personas con depresión o ansiedad, el dolor puede ser especialmente intenso y difícil de tratar. Las personas que sufren depresión, por ejemplo, tienden a experimentar un dolor más intenso y duradero que otras personas.

El solapamiento de la ansiedad, la depresión y el dolor es especialmente evidente en los síndromes de dolor crónico y a veces incapacitante, como la fibromialgia, el síndrome del intestino irritable, la lumbalgia, las cefaleas y el dolor nervioso. Por ejemplo, alrededor de dos tercios de los pacientes con síndrome del intestino irritable que son remitidos para su seguimiento presentan síntomas de malestar psicológico, en su mayoría ansiedad. Alrededor del 65% de los pacientes que buscan ayuda para la depresión también informan de al menos un tipo de síntoma de dolor. Los trastornos psiquiátricos no sólo contribuyen a la intensidad del dolor, sino también a un mayor riesgo de discapacidad.

Los investigadores pensaron en su día que la relación recíproca entre el dolor, la ansiedad y la depresión se debía principalmente a factores psicológicos y no biológicos. El dolor crónico es deprimente y, del mismo modo, la depresión mayor puede resultar físicamente dolorosa. Pero a medida que los investigadores han ido conociendo mejor el funcionamiento del cerebro y la interacción del sistema nervioso con otras partes del cuerpo, han descubierto que el dolor comparte algunos mecanismos biológicos con la ansiedad y la depresión.

Medicamentos contra la ansiedad

La ansiedad es una emoción caracterizada por sentimientos de tensión, pensamientos de preocupación y acompañada de síntomas físicos como sudoración, temblores, cambios de voz o aumento de la presión arterial. También puede denominarse nerviosismo.

La ansiedad ocasional ante un acontecimiento estresante o incómodo es normal. Sin embargo, si una persona siente niveles desproporcionados de ansiedad o está presente casi continuamente, podría diagnosticarse como un trastorno de ansiedad.

Las emociones fuertes o el miedo provocan una oleada de epinefrina (también llamada adrenalina) de nuestras glándulas suprarrenales. Esto aumenta los latidos del corazón, incrementa nuestra sensibilidad al entorno y nos prepara para la confrontación física o para huir si percibimos alguna amenaza a nuestra seguridad. Esto suele denominarse respuesta de lucha o huida.

Si esto va acompañado de síntomas físicos significativos, como un aumento de la sudoración o de la presión arterial, es más probable que la persona sufra un trastorno de ansiedad que una ansiedad por estímulos.

El trastorno de ansiedad generalizada (TAG) es una afección crónica y continua con una preocupación excesiva por los acontecimientos normales de la vida, ya sean menores o mayores. Estos sentimientos suelen ser desproporcionados con respecto a los problemas que pueden surgir en la vida cotidiana.

El mejor antidepresivo para la ansiedad

Los artículos de Verywell Mind son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud mental. Los revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

Los trastornos de ansiedad son algo más que un caso de nervios. Son condiciones de salud mental reconocidas que pueden dificultar el afrontamiento de los altibajos de la vida, incluso a veces dificultando el disfrute o incluso la participación en las actividades cotidianas.

Por ejemplo, si toma medicamentos antidepresivos, es posible que su proveedor de atención médica le recomiende que siga utilizándolos entre cuatro y nueve meses después de que se hayan resuelto los síntomas. Pero si toma benzodiacepinas, sólo debe utilizarlas a corto plazo.

Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) son actualmente la medicación de primera línea para muchas formas de ansiedad. Funcionan haciendo que haya más serotonina disponible en el cerebro, lo que puede mejorar tanto la ansiedad como el estado de ánimo. Debido a estos efectos, los ISRS también se utilizan a menudo para tratar la depresión y otros trastornos del estado de ánimo.

Trastorno de ansiedad

La recuperación es posible con un tratamiento adecuado, como la terapia de exposición, el entrenamiento de la atención y una serie de técnicas de gestión de la ansiedad que pueden ayudarle a controlar los síntomas. Puedes aprender las siguientes estrategias por ti mismo (utilizando libros o haciendo cursos, por ejemplo) o puedes consultar con un profesional capacitado. Manejo de la ansiedad Algunas de las opciones de manejo de los trastornos de ansiedad son: Aprender sobre la ansiedad El viejo adagio «el conocimiento es poder» se aplica aquí: aprender todo sobre la ansiedad es fundamental para la recuperación. Por ejemplo, la educación incluye el examen de la fisiología de la respuesta de «huir o luchar», que es la forma que tiene el cuerpo de enfrentarse a un peligro inminente. En el caso de las personas con trastornos de ansiedad, esta respuesta se desencadena de forma inadecuada ante situaciones que generalmente son inofensivas. La educación es una forma importante de promover el control de los síntomas. Mindfulness Cuando se siente ansiedad, una persona puede pasar una cantidad significativa de tiempo atrapada en pensamientos que provocan ansiedad. La atención plena nos guía para devolver nuestra atención al momento presente y desengancharnos de los pensamientos que pueden ser inútiles.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad