Saltar al contenido

Intolerancia alimentaria y ansiedad

mayo 13, 2022
Intolerancia alimentaria y ansiedad

Depresión por intolerancia a la lactosa

Como era de esperar, la afirmación del Dr. Guido Basilisco de que la mayoría de las personas que creen padecer intolerancia a la lactosa están sufriendo en realidad una «somatización alterada» (tienen los síntomas, pero no están causados por la enfermedad) ha dado lugar a la habitual oleada de artículos del tipo «seguimos diciendo que la intolerancia alimentaria está en la mente». (The Daily Mail el 10 de mayo, The Times Weekend el 14 y sin duda varios más).

El Dr. Basilisco, investigador de la unidad de gastroenterología del IRCCS-Ca Granda, en Milán, evaluó a 102 pacientes, 77 de ellos mujeres, por su intolerancia a la lactosa y por su ansiedad y depresión. Cuando se les hizo una prueba de aliento, sólo el 29% y el 33%, respectivamente, de los pacientes fueron identificados como intolerantes o malabsorbentes a la lactosa. Sin embargo, cuando observó las cifras de los pacientes que estaban ansiosos y/o deprimidos, el número de éstos que declaraban síntomas de intolerancia a la lactosa era cuatro veces mayor que el del grupo no ansioso/deprimido. El Dr. Basilisco presentó sus conclusiones en la reciente Semana de las Enfermedades Digestivas de Chicago.

Ansiedad por la intolerancia a la soja

Casi todos los niños con los que trabajamos en Brain Balance Achievement Centers que tienen problemas de aprendizaje, de comportamiento y sociales también sufren de sensibilidad alimentaria. Si el cerebro está desequilibrado, el sistema digestivo funciona mal y el sistema inmunitario se desequilibra. Este desequilibrio acaba provocando estas sensibilidades alimentarias.

Ese aparentemente inocente vaso de leche orgánica en su refrigerador puede haber sido parte del culpable que condujo a la crisis de su hijo esta mañana antes de la escuela. Pero, ¿cómo puede un alimento como los lácteos provocar esto? ¿Y hay otros alimentos que puedan contribuir a este fenómeno?

La relación entre la dieta y el comportamiento es interesante, sobre todo cuando hay sensibilidades alimentarias de por medio. Si un niño es intolerante a un alimento concreto, se produce una reacción IgG. Esta reacción procede del sistema inmunitario y hace que el cuerpo produzca unas sustancias químicas inflamatorias llamadas citoquinas. Las citoquinas pueden inflamar el intestino, el cerebro o las vías respiratorias y, en última instancia, afectar a cómo se siente su hijo física y emocionalmente.

Ansiedad por la intolerancia al huevo

En diferentes estudios, en los que se han realizado pruebas, la mayoría de las personas que sufren ansiedad, depresión e incluso esquizofrenia, son susceptibles de padecer al menos una alergia alimentaria. Los resultados también muestran una mejora de su estado cuando se elimina el alérgeno.

Las alergias alimentarias están mucho más extendidas de lo que se creía. Incluso si no se le hincha la garganta cuando come ciertos alimentos, o si no tiene urticaria, puede estar sufriendo una alergia alimentaria. Si experimenta alguno de los síntomas mencionados, e incluso si no lo hace, no espere a hacerse una prueba de alergia alimentaria. Saber a qué es alérgico y eliminarlo de su dieta puede mejorar su calidad de vida de muchas maneras. Arrowhead Health Centers es el experto en alergias de Phoenix. Ofrecemos pruebas de alergia a los alimentos, junto con muchos otros servicios de diagnóstico, en la casa. Tenemos sedes en todo el Valle, y nuestros dedicados proveedores de medicina familiar están a su disposición para mostrarle cómo vivir sin alergias. Hacemos que sea conveniente obtener las pruebas y el tratamiento en un solo lugar. Si usted sufre de fatiga o ansiedad, o si desea más información sobre las alergias alimentarias, llámenos al (623) 777-5587.

Alergias alimentarias Ocd

El «eje cerebro-intestino» es un término utilizado para describir el sistema de comunicación bidireccional entre nuestro tracto digestivo y el cerebro.    Cada vez son más las investigaciones sobre este eje que demuestran la gran influencia que el intestino puede ejercer sobre el cerebro y viceversa.    Cuando hablamos de reacciones a los alimentos, lo más habitual es entenderlas como respuestas alérgicas inmediatas y a menudo peligrosas, como la constricción de la garganta y la dificultad para respirar, o los mareos y desmayos.    Suele ser fácil identificar el alimento que provoca estas reacciones debido a la respuesta inmediata del sistema inmunitario, provocada por un tipo de célula inmunitaria conocida como anticuerpo IgE.    En cambio, las intolerancias alimentarias están mediadas por anticuerpos IgG y estas reacciones pueden tardar hasta 48 horas en tener efecto.    Los síntomas relacionados con las reacciones a los anticuerpos IgG pueden manifestarse a menudo como problemas crónicos, como dolores articulares, síndrome del intestino irritable y depresión o ansiedad, que a menudo se pasan por alto y no se asocian con lo que comemos.

La comunicación entre el intestino y el cerebro se controla a través de nuestro sistema inmunitario, nuestro sistema endocrino (hormonas) y nuestro sistema nervioso central, que están bajo la influencia de las bacterias de nuestro intestino.    Los tipos y la cantidad de estas bacterias, conocidas como nuestro microbioma intestinal, pueden verse directamente afectados por factores como la dieta, el estrés, la contaminación y los medicamentos, y se entiende que la composición del microbioma también afecta a la susceptibilidad de la persona a las sensibilidades e intolerancias alimentarias.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad