Saltar al contenido

Como eliminar la ansiedad por el dulce

mayo 13, 2022
Como eliminar la ansiedad por el dulce

Por qué se me antojan los dulces

Los artículos de Verywell Fit son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud especializados en nutrición y ejercicio. Los revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

Los dulces pueden formar parte de una dieta equilibrada cuando se disfrutan con moderación. Pero, ¿qué ocurre cuando la moderación se convierte en frecuentes antojos de azúcar? La verdad es que casi todo el mundo tiene antojos de azúcar, así que la cuestión es cómo controlarlos.

Los científicos creen desde hace tiempo que los antojos de carbohidratos y otros alimentos azucarados están impulsados por el deseo de mejorar el estado de ánimo debido a que el consumo de golosinas aumenta los niveles de serotonina en el cerebro.

Si estas posibles causas le resultan familiares, es posible que le preocupe ser adicto al azúcar. Aunque no todos los científicos están de acuerdo, los investigadores tienen cuidado de señalar que las pruebas no demuestran que el azúcar sea una sustancia adictiva.

Una adicción química requiere que usted tenga una fuerte compulsión por el uso de una sustancia, que experimente un uso incontrolado de esa sustancia y que experimente síntomas físicos de abstinencia cuando deje de consumirla. La adicción al azúcar puede explicarse como una dependencia de las sustancias químicas que nos hacen sentir bien y que se liberan con la ingesta de azúcar.

Soy adicto al azúcar, ¿cómo puedo dejarlo?

El estadounidense medio come tres veces la recomendación de azúcar añadido cada día. Ese azúcar añadido supone unas 350 calorías extra al día. Los antojos de azúcar son muy comunes y pueden tener muchas causas diferentes. Afortunadamente, hay muchas maneras de reducir los antojos de azúcar.

Una de las mejores maneras de reducir los antojos de azúcar es comer bocadillos y comidas bien equilibrados. Cuando tenemos antojo de dulces, tendemos a recurrir a los carbohidratos simples. Carbohidratos simples como las galletas, el pan y la pasta, que el cuerpo descompone en azúcar. Este tipo de alimentos son digeridos rápidamente por el cuerpo y dejan una sensación de hambre al poco tiempo. Esto se puede solucionar fácilmente equilibrando los tentempiés y las comidas con la adición de grasas saludables y proteínas. Las grasas saludables y las proteínas son digeridas más lentamente por el cuerpo y te mantienen satisfecho durante más tiempo. Por ejemplo, añade queso crema a un bollo o disfruta de tu tostada con aguacate y un huevo. Intente añadir una o más de las siguientes grasas y proteínas saludables a su próxima comida:

Las investigaciones sugieren que dormir lo suficiente y de buena calidad puede aumentar los niveles de energía y el control de los impulsos, al tiempo que reduce los antojos de azúcar y el apetito. La Fundación Nacional del Sueño recomienda que los adultos duerman entre 7 y 9 horas cada noche. Tanto la cantidad como la calidad del descanso son factores importantes para la salud en general. Si duerme lo suficiente, pero no duerme bien, podría seguir experimentando antojos de azúcar. Para mejorar la calidad del sueño, hay que abordar cualquier trastorno del sueño subyacente y crear hábitos de sueño saludables. La Fundación Nacional del Sueño tiene muchas recomendaciones para mejorar el sueño, como reducir el tiempo de pantalla y empezar a relajarse unos 30-60 minutos antes de acostarse para mejorar el sueño.

Adicción al azúcar cómo dejarla

Pero no te preocupes, es posible comer con moderación. Y unos pocos dulces de vez en cuando no te impedirán llevar un estilo de vida saludable y activo. Dicho esto, si te cuesta mucho decir que no, o sientes que necesitas el azúcar a diario, podría ser el momento de intervenir.

Por suerte, hay muchas maneras de dejar de desear el azúcar. Y la mayoría pueden añadirse a tu rutina habitual con facilidad, así que no tienes que hacer grandes cambios para aumentar tu fuerza de voluntad o evitar por completo la visión de los pasteles.

La mejor manera de combatirlo es tomar un desayuno súper nutritivo y saciante, que te garantice una sensación de saciedad durante más tiempo. Piensa en huevos con aguacate sobre una tostada de pan integral, o en un batido de mantequilla de cacahuete y proteínas de avena. De este modo, obtendrás una gran combinación de carbohidratos, proteínas y fibra, todo en uno.

Evitar por completo el azúcar puede hacer que te excedas en los momentos en los que sí cedas, como los cumpleaños y otras ocasiones especiales. Es lo que se conoce como el “efecto de qué demonios”: controlar la comida en exceso, romperla, enfadarse con uno mismo y volver a empezar todo el proceso. Esencialmente, esto te lleva de vuelta al punto de partida de lo que causa tus antojos de azúcar en primer lugar.

Ansias de azúcar

Como la mayoría de las personas que piensan constantemente en la comida, me tomo muy en serio los tentempiés. Cuando crecía, me inclinaba por lo salado y lo crujiente: el bocado crujiente de una patata frita Lay’s (o Pringles) o lo que fuera de esas inquietantes galletas naranjas rellenas de mantequilla de cacahuete. Últimamente, sin embargo, he notado que mi gusto por lo salado ha dado un giro decididamente más dulce, y eso me ha desconcertado mucho. De repente, me apetece chocolate, donuts, caramelos, esas gominolas verdes de rana Haribo que tienen un inexplicable sabor a melocotón… La lista continúa. Seguramente esto debe significar algo sobre el funcionamiento interno de mi cuerpo.

Lo primero es lo primero: antes de buscar respuestas, tienes que identificar el tipo de alimento azucarado que se te antoja. “Si tienes antojo de chocolate, podría significar que tu cuerpo tiene una deficiencia de magnesio, que es una deficiencia muy común hoy en día”, explica la nutricionista holística Elissa Goodman. Los antojos de chocolate tienen un lado positivo: El chocolate negro está repleto de antioxidantes que pueden mejorar tu salud y reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, según las investigaciones. Elige el chocolate negro (con un 70% de cacao o más), no el de leche, para satisfacer tu antojo de dulce sin sabotear tu salud.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad