Saltar al contenido

Redes sociales causan ansiedad

mayo 13, 2022
Redes sociales causan ansiedad

Depresión en las redes sociales

Los artículos de Verywell Mind son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud mental. Los revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

Amy Morin, LCSW, es la editora en jefe de Verywell Mind. También es psicoterapeuta, autora del bestseller “13 Things Mentally Strong People Don’t Do” (13 cosas que no hacen las personas mentalmente fuertes) y presentadora del podcast The Verywell Mind.

La cuestión de si las redes sociales son beneficiosas o no para las personas con ansiedad social es compleja. La respuesta depende de muchos factores, como el uso que haces de esos canales de comunicación, el papel que desempeñan en tu vida y tu tendencia a la adicción.

Si tú o un ser querido estáis luchando contra el trastorno de ansiedad social, ponte en contacto con la Línea Nacional de Ayuda de la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA) en el 1-800-662-4357 para obtener información sobre centros de apoyo y tratamiento en tu zona.

Cómo nos afectan las redes sociales

Una de las implicaciones del rápido ascenso de los medios sociales, la de su relación con la salud mental de los jóvenes, ha suscitado una gran atención en los últimos años. La investigación ha creado una amplia base de pruebas que apoyan una asociación entre el uso de los medios sociales y la salud mental y, aunque todavía están surgiendo, las nuevas pruebas han pintado un amplio panorama de los principales impactos. La popularidad de las redes sociales como medio de comunicación para los jóvenes debe ser examinada cuidadosamente, ya que puede llegar a desempeñar un papel más perjudicial de lo que podríamos pensar.

La llamada “adicción a los medios sociales” ha sido referida por una gran variedad de estudios y experimentos. Se cree que la adicción a las redes sociales afecta a alrededor del 5% de los jóvenes, y recientemente se ha descrito como potencialmente más adictiva que el alcohol y los cigarrillos. Su carácter “adictivo” se debe al grado de compulsividad con que se utilizan. El “impulso” de consultar las redes sociales puede estar relacionado tanto con la gratificación instantánea (la necesidad de experimentar un placer rápido y a corto plazo) como con la producción de dopamina (la sustancia química del cerebro asociada a la recompensa y el placer). El deseo de recibir un “golpe” de dopamina, unido a la imposibilidad de obtener una gratificación instantánea, puede llevar a los usuarios a actualizar constantemente sus contenidos en las redes sociales.

Estadísticas de salud mental en las redes sociales

Mientras los adultos son testigos de las crecientes mareas de ansiedad de los adolescentes, es difícil no notar un hilo conductor que atraviesa la epidemia, algo que las generaciones pasadas nunca afrontaron. En la mano de casi todos los adolescentes hay un teléfono inteligente, que zumba, pita y parpadea con las notificaciones de las redes sociales. Pero, ¿son realmente las redes sociales y la omnipresencia de las interacciones digitales la causa de toda esta ansiedad? La respuesta corta es: es complicado.Estudios recientes han observado un aumento significativo de la depresión y los pensamientos suicidas en los últimos años en los adolescentes, especialmente en aquellos que pasan varias horas al día usando pantallas, y especialmente en las chicas. Pero muchas de las presiones que los adolescentes sienten en las redes sociales son, en realidad, coherentes con las preocupaciones normales del desarrollo en torno a la posición social y la autoexpresión. Las redes sociales pueden, sin duda, exacerbar estas ansiedades, pero para que los padres ayuden realmente a sus hijos a enfrentarse a ellas, deben evitar hacer una condena generalizada. En su lugar, los padres deben adaptar su enfoque a cada persona, aprendiendo dónde se encuentran los factores de estrés de un niño en particular y cómo ese niño puede controlar mejor esta atractiva y poderosa forma de conectarse con sus compañeros.

Aspectos negativos de las redes sociales

ResumenEs normal sentirse nervioso en algunas situaciones sociales. Por ejemplo, tener una cita o hacer una presentación puede provocar esa sensación de mariposas en el estómago. Pero en el trastorno de ansiedad social, también llamado fobia social, las interacciones cotidianas provocan una gran ansiedad, timidez y vergüenza porque se teme ser escudriñado o juzgado negativamente por los demás.

El trastorno de ansiedad social puede ser una enfermedad mental crónica, pero el aprendizaje de habilidades de afrontamiento en psicoterapia y la toma de medicamentos pueden ayudarle a ganar confianza y mejorar su capacidad para interactuar con los demás.

SíntomasLos sentimientos de timidez o incomodidad en determinadas situaciones no son necesariamente signos de trastorno de ansiedad social, especialmente en los niños. Los niveles de comodidad en situaciones sociales varían en función de los rasgos de personalidad y las experiencias vitales. Algunas personas son reservadas por naturaleza y otras son más extrovertidas.

En contraste con el nerviosismo cotidiano, el trastorno de ansiedad social incluye miedo, ansiedad y evitación que interfieren en las relaciones, las rutinas diarias, el trabajo, la escuela u otras actividades. El trastorno de ansiedad social suele comenzar a principios o mediados de la adolescencia, aunque a veces puede empezar en niños más pequeños o en adultos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad