Saltar al contenido

Pensamientos de una persona con ansiedad

mayo 16, 2022
Pensamientos de una persona con ansiedad

Ansiedad: pensamientos y sentimientos

Los artículos de Verywell Mind son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud mental. Los revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

Muchas personas experimentan pensamientos irracionales que suelen ser negativos o molestos. Es posible que haya escuchado términos relacionados con el pensamiento irracional, como rumiar, autodespreciar o catastrofizar.

Es posible que tenga creencias como “debería estar tranquilo en los aviones”, “debería estar cómodo en público” o “debo ser un fracaso”. Estos duros autojuicios no ayudan a reducir la ansiedad. El pensamiento de “todo o nada” conduce a autocríticas que simplemente alimentan la ansiedad.

A medida que aumenta la ansiedad, también puede verse abrumado por pensamientos autodestructivos. Puede empezar a culparse a sí mismo por tener miedo, creyendo que se trata de algún tipo de defecto por su parte. También puedes utilizar insultos, como decirte a ti mismo que eres “patético” o “débil”.

Ejemplos de pensamientos de ansiedad

1. Decir algo que podría ofender a alguien: “¿Lo he dicho de forma incorrecta? Si me he esforzado tanto por no ofender a esa persona, lo he hecho más ofensivo”. 2. Quedarse atascado en el transporte público: “Cuando un tren de metro se atasca o se queda parado y no tengo información sobre el motivo, me asusto un poco y me planteo coger un taxi, aunque sepa que me costará mucho y tardaré el mismo tiempo. Esto se debe a que al menos puedo ver lo que me retrasa y siento que tengo cierto control de mi entorno”. 3. Llegar tarde a algún sitio (o a tiempo, en realidad): “¿A qué hora tengo que salir del trabajo para llegar a mi destino? ¿Cómo será el tráfico? ¿Será difícil aparcar?” 4. Temo que algo pueda salir mal: “Tengo un miedo constante a lo que va a pasar si le ocurre algo a mi marido. Temo quedarme sin hogar. No tengo amigos ni familia a la que recurrir”.

  Ansiedad por la tarde

5. En los días buenos puedo salir de casa sin tener que comprobar la cerradura tres veces o asegurarme de que la nevera está cerrada varias veces. Los días buenos puedo controlar mis pensamientos y no se me pasa nada por la cabeza. Los días malos no puedo evitar los “y si””. 6. No poder controlar lo que ocurre ahora o en el futuro: “Cada minuto de cada día me preocupo por algo que está ocurriendo en ese momento, por algo que ha ocurrido recientemente o por algo que podría ocurrir en los próximos momentos, más tarde o en el futuro”. 7. Preguntarse si los seres queridos están enfadados con uno: “¿Por qué tardan tanto en responder a mi mensaje de texto? ¿Están enfadados conmigo? Debo de haberles molestado”. 8. Cometer un error en el trabajo que haga que alguien te juzgue: “Tuve un error tipográfico en el último correo electrónico y le di a responder a todo… ahora todo el mundo piensa que soy un incompetente o que no sé la diferencia entre “su” y “allí””. 9. Parecer estúpido en un entorno social. Quedar como un estúpido en un entorno social: “¿Se están riendo de mí? Espero no meter la pata. Espero no decir algo incorrecto. ¿Se supone que eso es gracioso? ¿Se supone que NO debo reírme? ¿Me puedo ir ya?

Ejemplos de pensamientos irracionales ansiedad

Los artículos de Verywell Mind son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud mental. Los revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

  Como calmar a alguien con un ataque de ansiedad

La ansiedad de alto funcionamiento no es un diagnóstico de salud mental reconocido. Más bien, ha evolucionado como un término general que se refiere a las personas que viven con ansiedad pero que se identifican como personas que funcionan razonablemente bien en diferentes aspectos de su vida.

Según el Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH), alrededor del 19% de los adultos de Estados Unidos padecen un trastorno de ansiedad. Algunas personas pueden considerarse a sí mismas en la categoría de “alto funcionamiento”, pero es difícil saber exactamente cuántas tienen este tipo de ansiedad.

Los compañeros de trabajo pueden decir que usted es muy motivado en su trabajo: nunca ha incumplido un plazo ni se ha quedado corto en una tarea.  No sólo eso, sino que también estás siempre dispuesto a ayudar a los demás cuando te lo piden. Es más, tu agenda social también parece estar ocupada y llena.

Pensamiento útil

La ansiedad ocasional es una parte normal de la vida. Muchas personas se preocupan por cosas como la salud, el dinero o los problemas familiares. Pero los trastornos de ansiedad implican algo más que una preocupación o un miedo temporales. En el caso de las personas con un trastorno de ansiedad, la ansiedad no desaparece y puede empeorar con el tiempo. Los síntomas pueden interferir en las actividades diarias, como el rendimiento laboral, las tareas escolares y las relaciones.

El trastorno de ansiedad generalizada (TAG) suele implicar una sensación persistente de ansiedad o temor, que puede interferir en la vida diaria. No es lo mismo que preocuparse ocasionalmente por cosas o experimentar ansiedad debido a acontecimientos vitales estresantes. Las personas que padecen un trastorno de ansiedad generalizada experimentan una ansiedad frecuente durante meses, si no años.

  Vitamina b para ansiedad

Las personas con trastorno de pánico tienen ataques de pánico frecuentes e inesperados. Los ataques de pánico son periodos repentinos de miedo intenso, malestar o sensación de pérdida de control, incluso cuando no hay un peligro o desencadenante claro. No todas las personas que experimentan un ataque de pánico desarrollan un trastorno de pánico.

Las personas con trastorno de pánico a menudo se preocupan por el momento en que se producirá el próximo ataque e intentan activamente prevenir futuros ataques evitando lugares, situaciones o comportamientos que asocian con los ataques de pánico. Los ataques de pánico pueden ocurrir tan frecuentemente como varias veces al día o tan raramente como unas pocas veces al año.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad