Saltar al contenido

Mi amiga la ansiedad

mayo 13, 2022
Mi amiga la ansiedad

La ansiedad, mi amiga

Todos mis amigos son ansiosos -algunos tienen ansiedad general, otros están ansiosos y deprimidos, otros tienen ansiedad social-, pero no lo sabrías aunque lo preguntaras. En cambio, hablamos de ello mientras decididamente no hablamos de ello, la mayoría de las veces en textos y a través de Internet.

Como la reciente tendencia de TikTok que presentaba un clip de audio sobre… beber lejía de un cubo. Mi amigo me envió uno que decía: «Bebe un cubo de lejía o pide ayuda cuando tengas problemas», y el audio termina la reflexión: «Ah, a la mierda. Dame ese maldito cubo». O cuando, este invierno pasado, me arrastraba por fin fuera de mi habitación cuando el sol se ponía alrededor de las 4 de la tarde para comer algo, sin apenas hambre, y bromeaba con mis compañeros de piso: «Eso es por la depresión». La frase «me voy a suicidar» se lanzaba en nuestro chat de grupo por algo tan aparentemente intrascendente como pasarse un semáforo en rojo o el cierre de un restaurante favorito. Todo suena muy serio, como un grito de auxilio… ¿o sólo una broma que me estoy tomando demasiado en serio? Nunca sé si debo preocuparme o fingir que me río.

Mi amigo, la ansiedad (versión instrumental)

Nunca deja de ser incómodo decirle a alguien que tengo trastornos de ansiedad. Y he tenido que decírselo a mucha gente: amigos, familia, supervisores, citas. (Nada estropea tanto una noche de cita como decir: «Oye, me gustas mucho pero siento que me voy a morir ahora mismo»).

Abrirse a los demás puede ser validador y liberador, pero siempre es estresante al principio porque no sé cómo van a responder. Que te estereotipen o te traten de forma insensible cuando estás luchando puede ser angustioso, especialmente si ya te deprimes por tener ansiedad. (Culpable.)

Lo que he aprendido en mis muchos años de sinceridad es que la mayoría de la gente tiene buenas intenciones. No quieren decir algo incorrecto, pero puede ser difícil para ellos saber qué decir si no saben mucho sobre la ansiedad.

Aunque todo el mundo experimenta ansiedad, las personas experimentan distintos grados de gravedad, dice Ty Lostutter, psicólogo clínico especializado en ansiedad y que trata a pacientes en la Seattle Cancer Care Alliance de South Lake Union.

La Bouquet – La ansiedad, mi mejor amigo

Esta Semana de la Salud Mental, saque tiempo para ver cómo se encuentra un amigo. A diferencia de lo que ocurre si un amigo tuyo estornuda constantemente o tiembla al lado del radiador, es menos fácil detectar los signos de malestar mental. Los síntomas son mucho más difíciles de detectar. Mientras que a todos nos gusta decirle a alguien que nos sentimos un poco mal, cuando se trata de nuestra salud mental, no somos tan comunicativos. Y no es difícil ver por qué. A pesar de los continuos esfuerzos de muchos por animar a la gente a hablar de su salud mental, muchas personas simplemente no se sienten cómodas expresando cómo se sienten.

Una investigación de la organización benéfica de salud mental Mind muestra que cuatro de cada cinco personas de entre 18 y 34 años admiten que ponen mala cara cuando se sienten ansiosos. Todo el mundo se pone nervioso de vez en cuando y no siempre hay que decirle al mundo cómo se siente. ¿Te preocupa la presentación de trabajo de la semana que viene? No te preocupes, es normal y acabará pasando. Pero hay muchas personas que viven con ansiedad día a día, y que pueden no mostrar signos y síntomas claros. Y lo que es peor, no le dirán cómo se sienten, lo que podría dar lugar a problemas de salud mental más complicados en el futuro.

Engañé a mi amigo con ANSIEDAD en Minecraft

Si tu amigo no deja de cancelar sus planes, no responde a tus llamadas, parece estar nervioso y dice a menudo que se siente cansado o con dolor de cabeza, puede que tenga ansiedad. Y estos son sólo algunos de los síntomas. Es comprensible que no hayas llegado a esta conclusión de inmediato. Puede que te sientas dolido, o que pienses que sólo es un vago o un mal amigo. Pero podría estar luchando contra algo completamente diferente y, alimentado por la naturaleza de la ansiedad, se sentiría realmente molesto si pensara que te ha ofendido.

Tu amigo puede estar luchando por controlar su ansiedad; no hay un interruptor de encendido o apagado. Y a veces la ansiedad puede ocupar todo el espacio de su cabeza, dejando poco espacio para otra cosa que no sea la preocupación.

Tu amigo no te cancela porque no quiera verte o porque no se moleste. La ansiedad, por ahora, se ha apoderado de él y el miedo a salir en una situación social le da demasiado miedo.

Tu amigo puede estar agotado y parecer siempre cansado. Puede que no entiendas por qué. Pero aunque no esté haciendo un ejercicio físico, su mente está a tope, lo cual es muy agotador y puede traducirse en síntomas físicos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad