Saltar al contenido

Me despierto con ansiedad por la noche

mayo 14, 2022
Me despierto con ansiedad por la noche

Despertar en medio de la ansiedad nocturna

Aunque tendemos a mirar el reloj, a dar vueltas en la cama durante horas o a encender la luz y ver la televisión cuando el sueño se nos escapa, hay formas mucho mejores de afrontarlo y de ayudarnos a volver a dormir, dice el experto en sueño de Johns Hopkins Luis F. Buenaver, Ph.D., C.B.S.M. En su lugar, pruebe estos seis consejos para dormir. Pueden ayudarte a volver a dormir esta noche y preparar el camino para un sueño profundo mañana por la noche y después.

Gire el despertador hacia la pared y resista la tentación de consultar la hora en su smartphone. Contar los minutos de sueño perdidos desde que te despiertas en mitad de la noche aumenta el estrés y la ansiedad, lo que podría retrasar tu vuelta al sueño. Además, la exposición a la luz azul y verde del reloj, el teléfono, la tableta o el ordenador puede hacer que te sientas más alerta.

Vaya al baño para vaciar la vejiga si está llena. Asegúrate de que tu dormitorio es fresco y oscuro y que la ropa de cama es la adecuada para que no sientas demasiado calor o frío. (Para conocer más formas de hacer que tu dormitorio sea apto para dormir, haz este recorrido).

Trastorno de ansiedad generalizada

Muchas personas con trastornos de ansiedad tienen problemas para dormir. Eso es un problema. Dormir poco afecta al estado de ánimo, contribuyendo a la irritabilidad y, a veces, a la depresión. Durante las diferentes etapas del sueño se producen funciones vitales que le hacen sentirse descansado y con energía o que le ayudan a aprender y a forjar recuerdos. El sueño suele mejorar cuando se trata un trastorno de ansiedad. Practicar una buena «higiene del sueño» también ayuda. Aquí tienes algunos pasos a seguir:

Inscríbase para recibir consejos para llevar un estilo de vida saludable, con formas de combatir la inflamación y mejorar la salud cognitiva, además de los últimos avances en medicina preventiva, dieta y ejercicio, alivio del dolor, control de la presión arterial y el colesterol, y mucho más.

Ansiedad por el trabajo nocturno

Lamentablemente, la ansiedad matutina parece ser una experiencia común, dadas las historias personales de familiares y amigos, las descripciones de los clientes y la plétora de artículos con títulos como «Ansiedad matutina y pánico matutino».    Hay muchos factores posibles que contribuyen a ello.    A continuación se ofrecen algunas explicaciones e ideas que le ayudarán:

Si está lidiando con una ansiedad excesiva por la mañana, es muy probable que también tenga ansiedad generalizada o algo que los investigadores llaman La Respuesta de Despertar del Cortisol (CAR).    La «hormona del estrés», el cortisol, es liberada por las glándulas suprarrenales en respuesta al miedo o al estrés.  Los investigadores han descubierto que el cortisol es más alto en la primera hora de la vigilia en las personas con un mayor nivel de ansiedad. Esto ayuda a explicar por qué se puede experimentar un aumento de la ansiedad por la mañana.

Cuando te despiertas, el cuerpo ya está en «lucha o huida» ante el recuerdo y el pensamiento de otro día lleno de ansiedad que se avecina.    Esto provoca un pensamiento negativo antes de que el día haya comenzado, creando un ciclo repetitivo de temor matutino.    Por no hablar de que la última parte de la noche y la primera parte de la mañana suelen registrar un aumento natural tanto del cortisol como de la presión arterial, ya que el cuerpo se prepara para empezar otro día.

Despertar con ataque de pánico

Dormir bien es esencial para nuestra salud y bienestar. El sueño favorece el descanso y la relajación y nos da la oportunidad de recuperarnos y dejar atrás el estrés del día. Sin embargo, este no es el caso de muchas personas que sufren ataques de pánico por la noche.

Estos síntomas pueden ser tan graves que a veces hacen creer a quienes los padecen por primera vez que están sufriendo un ataque al corazón o un ataque de nervios. Con el tiempo, los ataques de pánico pueden volverse más frecuentes y el miedo a sufrirlos se arraiga, dando lugar a un «círculo vicioso». También puedes experimentar lo que se conoce como sacudidas hipnóticas. Si estás especialmente estresado o ansioso, también puedes experimentar lo que se conoce como sacudidas hipnóticas.  Estas sensaciones musculares involuntarias, como sacudidas, se producen cuando estás en la fase más ligera del sueño.

Los ataques de pánico nocturnos, también conocidos como «ataques de pánico nocturnos» o «terrores nocturnos», ocurren mientras estás dormido y te despiertan, a menudo con los mismos síntomas que los ataques de pánico diurnos. Sin embargo, aunque estos ataques nocturnos suelen durar sólo unos minutos, puede pasar mucho tiempo hasta que te calmes lo suficiente como para volver a dormir después de sufrir uno. Esto, unido a la preocupación por si vas a tener otro ataque de pánico, puede provocar insomnio.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad