Saltar al contenido

La ansiedad es una enfermedad mental

mayo 12, 2022
La ansiedad es una enfermedad mental

Prueba del trastorno de ansiedad generalizada

La depresión es algo más que sentirse mal o tener un mal día. Cuando un estado de ánimo triste dura mucho tiempo e interfiere en el funcionamiento normal de la vida cotidiana, es posible que esté deprimido. Los síntomas de la depresión incluyen:1

La siguiente información no pretende ofrecer un diagnóstico médico de la depresión mayor y no puede sustituir a la consulta de un profesional de la salud mental. Si cree que está deprimido, hable inmediatamente con su médico o con un profesional de la salud mental. Esto es especialmente importante si sus síntomas empeoran o afectan a sus actividades diarias.

Se desconoce la causa exacta de la depresión. Puede deberse a una combinación de factores genéticos, biológicos, ambientales y psicológicos.2 Cada persona es diferente, pero los siguientes factores pueden aumentar las posibilidades de que una persona se deprima:1

En general, aproximadamente 1 de cada 6 adultos padecerá depresión en algún momento de su vida.3 La depresión afecta a unos 16 millones de adultos estadounidenses cada año.4 Cualquiera puede deprimirse, y la depresión puede darse a cualquier edad y en cualquier tipo de persona.

Diferentes tipos de ansiedad

Los trastornos de ansiedad son un conjunto de trastornos mentales que se caracterizan por sentimientos significativos e incontrolables de ansiedad y miedo[2] de tal manera que la función social, laboral y personal de la persona se ve significativamente perjudicada[2] La ansiedad puede causar síntomas físicos y cognitivos, como inquietud, irritabilidad, fatiga fácil, dificultad para concentrarse, aumento de la frecuencia cardíaca, dolor en el pecho, dolor abdominal y una variedad de otros síntomas que pueden variar según el individuo[2].

En el discurso informal, las palabras ansiedad y miedo suelen utilizarse indistintamente. En el uso clínico, tienen significados distintos: la ansiedad se define como un estado emocional desagradable cuya causa no se identifica fácilmente o se percibe como incontrolable o inevitable, mientras que el miedo es una respuesta emocional y fisiológica a una amenaza externa reconocida[8] El término general de trastorno de ansiedad se refiere a una serie de trastornos específicos que incluyen miedos (fobias) o síntomas de ansiedad[2].

Existen varios tipos de trastornos de ansiedad, como el trastorno de ansiedad generalizada, la fobia específica, el trastorno de ansiedad social, el trastorno de ansiedad por separación, la agorafobia, el trastorno de pánico y el mutismo selectivo[2] El trastorno individual puede diagnosticarse mediante los síntomas específicos y únicos, los acontecimientos desencadenantes y el momento en que se produce[2] Si se diagnostica a una persona un trastorno de ansiedad, un profesional médico debe haberla evaluado para asegurarse de que la ansiedad no puede atribuirse a otra enfermedad médica o trastorno mental. [Es posible que una persona tenga más de un trastorno de ansiedad durante su vida o al mismo tiempo[2] y los trastornos de ansiedad se caracterizan por un curso típico persistente[9] Para las personas con ansiedad, existen numerosos tratamientos y estrategias que pueden mejorar su estado de ánimo, sus comportamientos y su capacidad para funcionar en la vida diaria.Contenido

Síntomas físicos de la ansiedad

ResumenExperimentar ansiedad ocasionalmente es una parte normal de la vida. Sin embargo, las personas con trastornos de ansiedad suelen tener una preocupación y un miedo intensos, excesivos y persistentes ante situaciones cotidianas. A menudo, los trastornos de ansiedad implican episodios repetidos de sentimientos repentinos de intensa ansiedad y miedo o terror que alcanzan un pico en cuestión de minutos (ataques de pánico).

Estos sentimientos de ansiedad y pánico interfieren en las actividades cotidianas, son difíciles de controlar, no guardan proporción con el peligro real y pueden durar mucho tiempo. Es posible que se eviten lugares o situaciones para evitar estas sensaciones. Los síntomas pueden comenzar durante la infancia o la adolescencia y continuar en la edad adulta.

Algunos ejemplos de trastornos de ansiedad son el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de ansiedad social (fobia social), las fobias específicas y el trastorno de ansiedad por separación. Se puede tener más de un trastorno de ansiedad. A veces, la ansiedad es el resultado de una afección médica que necesita tratamiento.

Es posible que tus preocupaciones no desaparezcan por sí solas y que empeoren con el tiempo si no buscas ayuda. Consulte a su médico o a un profesional de la salud mental antes de que su ansiedad empeore. Es más fácil de tratar si buscas ayuda a tiempo.

Definición de ansiedad

La ansiedad ocasional es una parte normal de la vida. Muchas personas se preocupan por cosas como la salud, el dinero o los problemas familiares. Pero los trastornos de ansiedad implican algo más que una preocupación o un miedo temporal. En el caso de las personas con un trastorno de ansiedad, la ansiedad no desaparece y puede empeorar con el tiempo. Los síntomas pueden interferir en las actividades diarias, como el rendimiento laboral, las tareas escolares y las relaciones.

El trastorno de ansiedad generalizada (TAG) suele implicar una sensación persistente de ansiedad o temor, que puede interferir en la vida diaria. No es lo mismo que preocuparse ocasionalmente por cosas o experimentar ansiedad debido a acontecimientos vitales estresantes. Las personas que padecen un trastorno de ansiedad generalizada experimentan una ansiedad frecuente durante meses, si no años.

Las personas con trastorno de pánico tienen ataques de pánico frecuentes e inesperados. Los ataques de pánico son periodos repentinos de miedo intenso, malestar o sensación de pérdida de control, incluso cuando no hay un peligro o desencadenante claro. No todas las personas que experimentan un ataque de pánico desarrollan un trastorno de pánico.

Las personas con trastorno de pánico a menudo se preocupan por el momento en que se producirá el próximo ataque e intentan activamente prevenir futuros ataques evitando lugares, situaciones o comportamientos que asocian con los ataques de pánico. Los ataques de pánico pueden ocurrir tan frecuentemente como varias veces al día o tan raramente como unas pocas veces al año.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad