Saltar al contenido

Ansiedad nocturna en adultos

mayo 13, 2022
Ansiedad nocturna en adultos

Factores desencadenantes de la ansiedad

Dormir bien es esencial para nuestra salud y bienestar. El sueño favorece el descanso y la relajación y nos da la oportunidad de recuperarnos y dejar atrás el estrés del día. Sin embargo, éste no es el caso de muchas personas que sufren ataques de pánico por la noche.

Estos síntomas pueden ser tan graves que a veces hacen creer a quienes los padecen por primera vez que están sufriendo un ataque al corazón o un ataque de nervios. Con el tiempo, los ataques de pánico pueden volverse más frecuentes y el miedo a sufrirlos se arraiga, dando lugar a un «círculo vicioso». También puedes experimentar lo que se conoce como sacudidas hipnóticas. Si estás especialmente estresado o ansioso, también puedes experimentar lo que se conoce como sacudidas hipnóticas.  Estas sensaciones musculares involuntarias, como sacudidas, se producen cuando estás en la fase más ligera del sueño.

Los ataques de pánico nocturnos, también conocidos como «ataques de pánico nocturnos» o «terrores nocturnos», ocurren mientras estás dormido y te despiertan, a menudo con los mismos síntomas que los ataques de pánico diurnos. Sin embargo, aunque estos ataques nocturnos suelen durar sólo unos minutos, puede pasar mucho tiempo hasta que te calmes lo suficiente como para volver a dormir después de sufrir uno. Esto, unido a la preocupación por si vas a tener otro ataque de pánico, puede provocar insomnio.

¿Por qué me siento ansioso por la noche?

La ansiedad durante el sueño es un tipo de ansiedad de ejecución que implica un ciclo de pensamientos ansiosos antes de acostarse, muchos de los cuales implican malestar, nerviosismo y preocupación. Mientras que durante el día hay docenas de tareas que ocupan sus funciones cognitivas, su cerebro puede a menudo luchar para mantenerse ocupado por la noche, recurriendo así a cualquier emoción y pensamiento ansioso.    La ansiedad puede conducir a un ciclo interminable de estrés y mal sueño. Si a menudo experimentas ansiedad nocturna, puede ser difícil saber si tienes problemas para dormir porque estás ansioso o si te sientes ansioso porque no puedes dormir.  Según las investigaciones, el sueño y la ansiedad van de la mano. Tener ansiedad puede causar problemas de sueño y dificultar el sueño, pero la privación del sueño también puede desencadenar la ansiedad. Si no puedes dormir, es posible que tengas miedo de irte a la cama y despertarte sintiéndote aún más privado de sueño.  Los investigadores de la Universidad de Berkeley sugieren que la falta de sueño puede activar regiones del cerebro que desencadenan una preocupación excesiva, lo que provoca más ansiedad y hace que el sueño sea aún más esquivo

Ansiedad nocturna

La ansiedad nocturna es un tipo de ansiedad de ejecución que implica un ciclo de pensamientos ansiosos antes de acostarse, muchos de los cuales implican malestar, nerviosismo y preocupación. Mientras que durante el día hay docenas de tareas que ocupan sus funciones cognitivas, su cerebro puede a menudo luchar para mantenerse ocupado por la noche, recurriendo así a cualquier emoción y pensamiento ansioso.    La ansiedad puede conducir a un ciclo interminable de estrés y mal sueño. Si a menudo experimentas ansiedad nocturna, puede ser difícil saber si tienes problemas para dormir porque estás ansioso o si te sientes ansioso porque no puedes dormir.  Según las investigaciones, el sueño y la ansiedad van de la mano. Tener ansiedad puede causar problemas de sueño y dificultar el sueño, pero la privación del sueño también puede desencadenar la ansiedad. Si no puedes dormir, es posible que tengas miedo de irte a la cama y despertarte sintiéndote aún más privado de sueño.  Los investigadores de la Universidad de Berkeley sugieren que la falta de sueño puede activar regiones del cerebro que desencadenan una preocupación excesiva, lo que provoca más ansiedad y hace que el sueño sea aún más esquivo

Ansiedad por no poder dormir

Los ataques de pánico nocturnos pueden producirse sin un desencadenante evidente y despertarle del sueño. Al igual que en un ataque de pánico diurno, puede experimentar sudoración, aceleración del ritmo cardíaco, temblores, falta de aire, respiración agitada (hiperventilación), enrojecimiento o escalofríos y una sensación de fatalidad inminente. Estos signos y síntomas alarmantes pueden parecerse a los de un ataque al corazón u otra enfermedad grave. Aunque los ataques de pánico son incómodos, no son peligrosos.

Los ataques de pánico nocturnos suelen durar sólo unos minutos, pero puede costar un poco calmarse y volver a dormir después de sufrir uno. Las personas que tienen ataques de pánico nocturnos también suelen tenerlos durante el día.

No se sabe qué causa los ataques de pánico. Los factores subyacentes pueden ser la genética, el estrés y ciertos cambios en el funcionamiento de algunas partes del cerebro. En algunos casos, una afección subyacente, como un trastorno del sueño o un problema de tiroides, puede causar signos y síntomas similares a los del pánico. Hable con su médico sobre sus síntomas y sobre si necesita alguna prueba para detectar una posible afección subyacente.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad