Saltar al contenido

La ansiedad te hace orinar mucho

mayo 12, 2022
La ansiedad te hace orinar mucho

Cómo detener la ansiedad al orinar

El sistema urinario está compuesto por órganos, músculos, conductos y nervios que trabajan conjuntamente para crear, transportar, almacenar y evacuar la orina. Este sistema incluye los dos riñones, los dos uréteres, la vejiga, los dos músculos del esfínter y la uretra[1][2].

El cuerpo obtiene sus nutrientes de los alimentos que comemos. Una vez que el cuerpo ha tomado lo que necesita, los productos de desecho permanecen en la sangre y el intestino. En cuanto a la micción, los productos de desecho en la sangre llamados urea, producidos a partir de los alimentos que contienen proteínas, son llevados a los riñones para su filtración. Los riñones eliminan la urea y, combinada con el agua y otros productos de desecho, la hacen pasar por el sistema urinario hasta la vejiga, lo que da lugar a la formación de orina.

La vejiga es un pequeño órgano muscular hueco en forma de globo que recibe la orina. Para que la orina no salga sin más del cuerpo, la vejiga está cerrada por los músculos del esfínter que rodean la abertura de la vejiga y se cierran con fuerza hasta que estemos dispuestos a relajarlos para orinar.

Cuando la vejiga se llena, las células nerviosas de la vejiga envían un mensaje al cerebro, que crea una sensación de urgencia por orinar. La necesidad de orinar se hace más fuerte a medida que la vejiga se llena. Cuando estamos preparados para orinar, el cerebro envía una señal a los músculos de la vejiga para que se tensen, lo que obliga a la orina a salir, y a los músculos del esfínter para que se relajen, lo que permite que la orina salga. Ambas acciones hacen que la vejiga se vacíe.

¿Por qué no puedo orinar delante de los demás?

En una vejiga que funciona normalmente, el órgano se llena de orina como un globo que se expande. Esta orina se mantiene en la vejiga gracias a los esfínteres uretrales, que son dos. Uno de estos músculos se controla con el pensamiento, pero el otro no se controla, ya que forma parte del control del sistema nervioso autónomo.

Con el tiempo, la vejiga se llena hasta el punto de que empieza a enviar señales al cerebro de que necesita ir al baño. En este punto, todavía puedes controlar voluntariamente si vacías la vejiga o no. Una vez que llega el momento de ir al baño, el cerebro envía señales al esfínter uretral y a los músculos del suelo pélvico para que se relajen, y pide a otro músculo que compone la vejiga, el músculo detrusor, que se contraiga, expulsando la orina de la vejiga.

La polaquiuria se define como el hecho de orinar con más frecuencia de lo que se considera normal, ya sea por parte de la persona o de su cuidador,1 que tradicionalmente se ha definido como orinar más de siete veces al día. La sensación de tener que vaciar pequeñas cantidades de orina con mucha frecuencia a lo largo del día puede deberse a muchas causas. Entre ellas se encuentran las infecciones del tracto urinario (ITU), el estreñimiento crónico, el prolapso de órganos pélvicos, el alcohol, el té, el café, el tabaco, el sobrepeso, los efectos secundarios de los medicamentos y los problemas médicos que afectan al sistema nervioso. Si tiene alguna afección que pueda estar influyendo, como la diabetes o la esclerosis múltiple, o su frecuencia urinaria tiene algún síntoma asociado, es importante que acuda a su médico para ver si existe una causa sencilla y corregible.

El estrés puede hacer que se orine más

El sistema urinario -que incluye los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra- se encarga de eliminar los residuos del cuerpo a través de la orina. Los riñones, situados en la parte posterior del abdomen superior, producen orina filtrando los residuos y el líquido de la sangre. A continuación, esa orina viaja a través de los uréteres hasta la vejiga, donde se almacena hasta que se pueda eliminar en el momento adecuado.

El sistema urinario -que incluye los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra- se encarga de eliminar los residuos del cuerpo a través de la orina. Los riñones, situados en la parte posterior de la parte superior del abdomen, producen orina filtrando los desechos y el líquido de la sangre. A continuación, esa orina viaja a través de los uréteres hasta la vejiga, donde se almacena hasta que se pueda eliminar en el momento adecuado.

La incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de orina. La incontinencia de esfuerzo se produce cuando el movimiento o la actividad física -como toser, reír, estornudar, correr o levantar objetos pesados- ejerce presión (estrés) sobre la vejiga, provocando una pérdida de orina. La incontinencia de esfuerzo no está relacionada con el estrés psicológico.

Cuando me pongo nervioso necesito orinar

La mayoría de nosotros hemos estado en alguna situación en la que nos hemos sentido estresados o aprensivos, y nuestra primera respuesta ha sido ir corriendo al baño. Cuando estamos estresados, nuestra respuesta de lucha o huida tiende a ponerse en marcha; esto desencadena una liberación de hormonas, que alteran las hormonas habituales que mantienen la vejiga relajada, haciendo que se contraiga. Esto hace que las personas sientan la necesidad de orinar, o incluso que orinen involuntariamente en algunos casos.Pero, ¿por qué ocurre esto? Según la Dra. Rena Malik, uróloga y YouTuber, el estrés puede afectar a la vejiga de varias maneras. Uno de los posibles factores que contribuyen a ello es la disfunción del suelo pélvico, donde los músculos del suelo pélvico se tensan como respuesta al estrés. Piénsalo como cuando aprietas la mandíbula involuntariamente.

Malik recomienda consultar con tu médico para determinar si tienes una disfunción del suelo pélvico o una vejiga hiperactiva, que pueden tratarse. Además, dormir bien por la noche y hacer todo lo posible para reducir el estrés en la vida cotidiana puede tener un efecto positivo. Además, sugiere entrenar la vejiga: «Cuando tienes ganas de orinar, las ganas son muy intensas, y es entonces cuando corremos al baño», dice. «Pero si se espera, las ganas se reducen muy lentamente. A esto lo llamamos entrenamiento de la vejiga; cuando tienes ganas, esperas, te distraes y haces ejercicios rápidos de Kegel, tirando hacia arriba y hacia dentro de la pelvis, haciendo contracciones rápidas y relajándote mientras esperas a que se te pasen las ganas, y luego caminas tranquilamente hacia el baño cuando se te han pasado las ganas. Esto hace que tu cerebro y tu vejiga se reconecten para que no vuelvan a sentir esa urgencia con tanta fuerza».

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad