Saltar al contenido

Mioclonia y desvanecimiento

junio 23, 2022
Mioclonia y desvanecimiento

Síncope vasovagal movimientos espasmódicos

El síncope suele durar menos de un minuto, tiempo en el que la presión arterial desciende temporalmente lo suficiente como para que la perfusión cerebral disminuya tanto que se produzca la pérdida de conciencia. La presión arterial disminuye más rápidamente cuando el corazón deja de bombear repentinamente, lo que ocurre en la arritmia y en el síncope reflejo cardioinhibitorio grave. La pérdida de conciencia comienza unos 8 s después del último latido del corazón y la parada circulatoria se produce al cabo de 10-15 s. En el síncope puede producirse un descenso de la presión arterial mucho más lento debido a la hipotensión ortostática La presión arterial permanente puede estabilizarse entonces en valores bajos que a menudo provocan signos más sutiles (es decir, incapacidad para actuar), pero a menudo no son lo suficientemente bajos como para provocar la pérdida de conciencia. La autorregulación cerebral intenta mantener constante el flujo sanguíneo cerebral cuando la presión arterial disminuye. En el síncope reflejo, tanto el rápido descenso de la presión arterial como su bajo valor absoluto hacen que la autorregulación cerebral no pueda prevenir el síncope. Tiene más valor protector en la hipotensión ortostática. Los signos neurológicos están relacionados con la gravedad y el momento de la hipoperfusión cerebral. Se identifican varias cuestiones fisiopatológicas sin respuesta con posibles implicaciones clínicas.

Síncope vs convulsión

El síncope es el término médico para referirse a un desmayo o «pérdida de conocimiento». Perder el conocimiento es muy aterrador y puede estar causado por muchas razones diferentes. Lo más importante para hacer el diagnóstico correcto con su médico es proporcionar una buena historia del incidente. Esto puede ser difícil porque es posible que no recuerde todos los detalles debido al desmayo. Si es posible, asegúrese de hablar con las personas de su entorno que hayan presenciado el episodio para saber qué han observado.

El síncope se debe a una caída de la presión arterial y a una disminución del flujo sanguíneo al cerebro. Las personas caen al suelo o se desploman en una silla y, posteriormente, recuperan la conciencia completa en un corto período de tiempo debido al retorno del flujo sanguíneo. El síncope es muy común; una de cada tres personas lo experimentará a lo largo de su vida [2].

El síncope convulsivo se caracteriza por pequeñas sacudidas tras el desmayo con recuperación espontánea y completa. Esto se debe a la disminución del flujo sanguíneo al cerebro, que da lugar a una reacción similar a una convulsión. Se calcula que se produce en el 12% de los pacientes que presentan un síncope [1].

Vídeo del síncope convulsivo

El síncope es una afección que a menudo se diagnostica erróneamente como crisis epilépticas. Sin embargo, el diagnóstico diferencial entre ambas afecciones puede ser bastante difícil, incluso para médicos bien formados. Se presentan cuatro casos de epilepsia y/o síncope, para ejemplificar esta situación. Cada caso se discute individualmente y se analizan los factores de confusión.

El síncope es un trastorno que a menudo se diagnostica erróneamente como crisis epilépticas. Sin embargo, el diagnóstico diferencial entre ambas condiciones puede ser bastante difícil, incluso para los médicos bien formados. Se presentan cuatro casos de epilepsia y/o síncope, para ejemplificar esta situación. Cada caso se discute individualmente y se analizan los factores de confusión.

Un viejo dicho afirma que el 80% de los diagnósticos generales se obtienen a través de la historia clínica, otro 10% a través de la exploración física y otro cinco por ciento a través de investigaciones auxiliares. El último cinco por ciento de los casos no se determina en absoluto. El diagnóstico de las epilepsias no es una excepción a este concepto y, si existe una regla, es que «al ver por primera vez a un paciente debemos confiar más en una anamnesis y una exploración física cuidadosas que en una exploración diagnóstica de alta tecnología». Un ejemplo clásico de esta opinión es el diagnóstico diferencial entre la epilepsia y el síncope. Aunque la mayoría de los pacientes con estas afecciones muestran diferencias claras en su presentación clínica, en algunos casos atípicos incluso un neurólogo experimentado puede tener dificultades para llegar a un diagnóstico preciso.

Síncope neurocardiogénico

Mioclonía neonatal benigna del sueño: sacudidas mioclónicas no epilépticas de las extremidades. Las sacudidas pueden ser sincrónicas o asincrónicas, unilaterales o bilaterales y pueden ocurrir en grupos. Se detienen al despertar y al sostener al bebé. Por lo demás, el bebé está bien. Se detiene a los 6 meses de edad. NO ocurre cuando está consciente. No es necesario investigarlo.

Retención de la respiración – (6 meses-2 años). Se desencadena por un susto/frustración/una lesión menor. El niño llora y se vuelve apneico, luego se pone «azul» con pérdida de conciencia y sacudidas/posturas. Suele durar menos de un minuto, termina con un jadeo y se despierta rápidamente. Puede asociarse a una anemia. El pronóstico es excelente. Los padres deben seguir poniendo límites a su hijo.

Convulsiones anóxicas reflejas: comunes en niños pequeños, pero pueden darse a cualquier edad. Se desencadenan por un golpe inesperado, un susto o por ver sangre, lo que provoca bradicardia grave, asistolia, síncope transitorio y crisis anóxica. La educación y la tranquilidad son los pilares del tratamiento. No suele ser necesario el tratamiento.

Espasmos infantiles – (3-6 meses de edad). Grupos de ataques generalmente al despertar: ojos en blanco, rigidez y colapso hacia delante durante 1-3 segundos.  Se asocian a un retraso en el desarrollo, por lo que es necesario remitirlo o ingresarlo urgentemente.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad