Saltar al contenido

Vive sin ansiedad hipocondria

mayo 16, 2022
Vive sin ansiedad hipocondria

Ansiedad por la salud

La ansiedad por la salud, también conocida como hipocondría, puede preocuparle en todo momento hasta el punto de que deje de ser capaz de emprender o completar incluso tareas menores. Su salud mental y su bienestar influyen en su salud física y mantener una buena salud física y adoptar estilos de vida saludables tiene un efecto positivo en su salud mental.

Los especialistas de la Clínica Schoen llevan muchos años tratando con éxito los trastornos de ansiedad. Tenemos la capacidad de ofrecerle ayuda terapéutica y médica para cambiar los patrones de pensamiento negativos y destructivos y la preocupación por su salud física.

La ansiedad por la salud puede presentarse como la presencia constante de la preocupación de que se está enfermo o de que se va a enfermar. Esto puede ser desencadenado por una dolencia física menor como un resfriado, una erupción o un dolor o entumecimiento generalizado. Las personas pueden experimentar una pre-ocupación por esta dolencia hasta el punto de creer que pueden tener una enfermedad importante o incluso que pueden morir. Esta preocupación excesiva hace que busquen regularmente la tranquilidad de su entorno y de numerosos profesionales de la salud. Algunos pueden querer que se realicen pruebas diagnósticas cuando hay pocos indicios de que sean necesarias.  La ansiedad por la salud puede comenzar a cualquier edad, aunque lo más habitual es que se desarrolle en la adolescencia o en la juventud. La ansiedad por la salud puede ser duradera o fluctuar en función de las diversas tensiones de la vida. La ansiedad por la salud puede crear un círculo vicioso de mala salud, ya que la respuesta física a la ansiedad puede causar por sí misma angustia y puede ser malinterpretada como mala salud física. La concentración en la salud también puede provocar desatención, tensión corporal y, potencialmente, mala salud. Las afecciones físicas leves también pueden persistir y amplificarse a medida que te concentras más y más en la posibilidad de que se presente una enfermedad física más debilitante.

  Como evitar taquicardia por ansiedad

Consejos sobre la ansiedad por la salud

Te pasas horas en Internet buscando información sobre la salud. Cuando te pica la garganta, piensas automáticamente en un cáncer, no en un resfriado. E incluso cuando las pruebas médicas demuestran que estás sano, eso no te hace sentir mejor. En el fondo de tu mente sigues sintiendo que algo va mal.

La ansiedad por la salud es un trastorno relativamente común, que afecta a entre el 4% y el 5% de las personas. Pero los expertos creen que puede estar infravalorada y que el porcentaje podría estar más cerca del 12%, o incluso el doble, dice el Dr. Scarella. A diferencia de otros trastornos de ansiedad que son más frecuentes en las mujeres, la ansiedad por la salud parece afectar a hombres y mujeres por igual.

Estar preocupado por la salud no es lo mismo que la ansiedad por la salud. Es normal preocuparse por la salud de vez en cuando. Puede preguntarse si su dolor de estómago es un signo de una enfermedad más grave. Si ha padecido una enfermedad grave en el pasado, es posible que esté ansioso por una próxima exploración de imagen.

“Hay una diferencia -al menos desde el punto de vista médico- entre una persona que no tiene síntomas o tiene síntomas mínimos y está frecuentemente preocupada y ansiosa por estar o enfermarse y una persona que está preocupada por síntomas preocupantes”, dice el Dr. Scarella. Sin embargo, señala que la ansiedad por las condiciones reales de salud también puede resultar problemática.

Síntomas físicos de la ansiedad

Un hipocondríaco es alguien que vive con el temor de padecer una enfermedad grave pero no diagnosticada, aunque las pruebas de diagnóstico demuestren que no le pasa nada. Los hipocondríacos experimentan una ansiedad extrema por las respuestas corporales que la mayoría de la gente da por sentadas. Por ejemplo, pueden estar convencidos de que algo tan simple como un estornudo es la señal de que tienen una horrible enfermedad.

  Ansiedad y extrasistoles

La hipocondría es un trastorno mental. Suele comenzar en los primeros años de la edad adulta y puede aparecer después de que la persona o alguien que conoce haya pasado por una enfermedad o después de haber perdido a alguien por una afección médica grave. Aproximadamente dos tercios de los hipocondríacos tienen un trastorno psiquiátrico coexistente, como el trastorno de pánico, el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) o la depresión mayor. Los síntomas de la hipocondría pueden variar, dependiendo de factores como el estrés, la edad y si la persona ya es extremadamente preocupada.

La ansiedad por la salud puede tener sus propios síntomas, ya que es posible que la persona tenga dolores de estómago, mareos o dolores como resultado de su ansiedad abrumadora. De hecho, la ansiedad por la enfermedad puede apoderarse de la vida de un hipocondríaco hasta el punto de que preocuparse y vivir con miedo es tan estresante, que la persona puede quedar debilitada.

Síntomas de hipocondría

Mi médico de cabecera me recomendó que me hiciera una ecografía y, cuando supe los resultados, estaba segura de que iba a recibir las peores noticias. Así que puede imaginarse mi alivio cuando el técnico me dijo que se trataba simplemente de un lipoma, un tumor benigno, formado por células grasas, que no suponía una amenaza grave para mi salud. Casi tan pronto como lo supe, todos esos dolores y molestias desaparecieron, y pronto empecé a recuperar mi peso anterior.

El episodio fue mi primera -y hasta ahora, la única- experiencia de ansiedad por enfermedad (o salud). Según las últimas investigaciones, al menos el 6% de las personas padecerán este trastorno a lo largo de su vida.

  Preguntas sobre la ansiedad

Aunque todavía no disponemos de estadísticas actualizadas, esa cifra puede haber aumentado rápidamente durante la pandemia. Con un ciclo de noticias continuo que hace hincapié en los síntomas y los peligros del virus, es natural sentir cierto nivel de preocupación por una posible infección. Pero para algunas personas el miedo al virus habrá sido omnipresente, alcanzando su punto máximo mientras esperan los resultados de una prueba de flujo lateral o PCR.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad