Saltar al contenido

Triada cognitiva de la ansiedad

mayo 13, 2022
Triada cognitiva de la ansiedad

Distorsiones cognitivas

Desde su aparición por Aaron Beck en la década de 1960, la terapia cognitivo-conductual, o TCC, se ha convertido en una de las modalidades terapéuticas más utilizadas. Mucha gente ha oído hablar de la TCC y de su eficacia para tratar diversos trastornos mentales, como la ansiedad y la depresión. Uno de los componentes clave de la TCC es el triángulo cognitivo, que demuestra la naturaleza interrelacionada de nuestros pensamientos, sentimientos y comportamientos.

¿Qué es el triángulo cognitivo? La TCC hace hincapié en la relación entre nuestros pensamientos, nuestros sentimientos y nuestros comportamientos. Más concretamente, cómo nuestros pensamientos cambian la forma en que nos sentimos, que posteriormente cambia la forma en que actuamos, que a su vez influye en nuestros pensamientos. Sin intervención, el proceso sigue repitiéndose. El triángulo se parece un poco a esto:

¿Cómo se aplica el triángulo cognitivo a mí? La teoría es estupenda: ayuda a guiar nuestra práctica y a garantizar que proporcionamos los tratamientos más basados en la evidencia de que disponemos. Sin embargo, a menudo puede parecer poco claro cómo aplicamos los principios teóricos a nuestra vida real.

Teoría cognitiva de la ansiedad pdf

Teoría cognitiva y terapias asociadasMatthew D. Jacofsky, Psy.D., Melanie T. Santos, Psy.D., Sony Khemlani-Patel, Ph.D. & Fugen Neziroglu, Ph.D. del Bio Behavioral Institute, editado por C.E. Zupanick, Psy.D. y Mark Dombeck, Ph.D.

Aunque la teoría del aprendizaje conductual ofrecía técnicas terapéuticas prometedoras, había algunos problemas importantes. El conductismo pretendía hacer de la psicología una ciencia respetada mediante el estudio de la conducta humana observable (medible). Para lograr este objetivo utilizando métodos de investigación sistemáticos y científicos, era necesario descartar los acontecimientos mentales internos, como los pensamientos, las creencias, las motivaciones, los sentimientos y las percepciones. Esto se debe a que estos eventos internos, llamados cogniciones, no son observables ni fácilmente medibles. Desde entonces, los teóricos de la cognición han reconocido la importancia de estos acontecimientos internos (denominados colectivamente cogniciones). Posteriormente, desarrollaron métodos para estudiar sus efectos.

La terapia cognitiva también se hizo popular debido a la interpretación errónea del público de que el conductismo tenía el potencial de controlar y manipular a las personas. La gente se oponía filosóficamente a la idea de que los seres humanos pudieran reducirse a un conjunto de conductas que pudieran manipularse fácilmente mediante premios y castigos ambientales. Otros factores también contribuyeron al declive del conductismo puro, como la creciente conciencia de las influencias genéticas en el comportamiento.

Terapia cognitivo-conductual beck

La tríada cognitiva de Beck, también conocida como tríada negativa,[1][2] es una visión cognitivo-terapéutica de los tres elementos clave del sistema de creencias de una persona presente en la depresión. Fue propuesta por Aaron Beck en 1967[3]. La tríada forma parte de su teoría cognitiva de la depresión[4] y el concepto se utiliza como parte de la TCC, en particular en el enfoque del “Tratamiento de los pensamientos automáticos negativos” (TNAT) de Beck.

Desde una perspectiva cognitiva, los trastornos depresivos se caracterizan por la visión negativa y disfuncional que tienen las personas de sí mismas, de su experiencia vital (y del mundo en general) y de su futuro: la tríada cognitiva.

Las personas con depresión suelen verse a sí mismas como no queribles, indefensas, condenadas o deficientes. Tienden a atribuir sus experiencias desagradables a sus presuntos déficits físicos, mentales y/o morales[6] y tienden a sentirse excesivamente culpables, creyendo que no valen nada, que son culpables y que son rechazados por ellos mismos y por los demás. Es posible que les resulte muy difícil verse a sí mismos como personas que podrían tener éxito, ser aceptados o sentirse bien consigo mismos, y esto puede llevar al retraimiento y al aislamiento, lo que empeora aún más el estado de ánimo[7].

Teoría cognitiva

ResumenInvestigaciones anteriores han destacado el importante papel de la cognición en la ansiedad, incluida la ansiedad ante los exámenes. El presente estudio explora el papel de las distorsiones cognitivas y la irracionalidad en la ansiedad ante los exámenes, estudiando las relaciones entre la tríada cognitiva (creencias centrales), las actitudes disfuncionales (creencias intermedias), los pensamientos automáticos negativos, las creencias irracionales, la ansiedad debilitante ante los exámenes y la ansiedad facilitadora ante los exámenes en 138 estudiantes universitarios. Los análisis de regresión múltiple mostraron que sólo la tríada cognitiva en su conjunto era un predictor significativo de la ansiedad debilitante. En concreto, la visión negativa del yo fue un predictor significativo de la ansiedad debilitante. Los resultados apoyaron una expansión de las conceptualizaciones cognitivas actuales de la ansiedad ante los exámenes para incluir la importancia de la visión negativa de sí mismo. También se discuten otras implicaciones.

Shyh Shin Wong.Derechos y permisosImpresiones y permisosAcerca de este artículoCite este artículoWong, S.S. The Relations of Cognitive Triad, Dysfunctional Attitudes, Automatic Thoughts, and Irrational Beliefs with Test Anxiety.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad