Saltar al contenido

Ansiedad y angustia diferencias

mayo 15, 2022
Ansiedad y angustia diferencias

Trastorno de ansiedad

Estrés y ansiedad son dos palabras con las que estamos muy familiarizados. A menudo, las utilizamos indistintamente. En muchos aspectos son similares. Ambas son respuestas normales (hasta cierto punto) a los retos de la vida, como el trabajo o nuestras relaciones. Y ambos tienen síntomas físicos similares de preocupación, dolor de estómago, inquietud, tensión muscular, pensamientos acelerados o problemas de sueño. Sin embargo, hay diferencias significativas entre el estrés y la ansiedad que es importante comprender:

Por lo general, sentimos estrés en respuesta a desencadenantes externos. Cuando algo estresante nos desencadena, experimentamos de forma natural respuestas de lucha, huida o congelación como mecanismo de supervivencia para ayudarnos a hacer frente a cualquier amenaza. Como respuesta física, nuestro cerebro envía señales a nuestro cuerpo que pueden hacer que los latidos del corazón y la respiración se aceleren. Hay dos tipos principales de estrés. El estrés agudo se produce temporalmente y el crónico es más continuado. A veces, unos niveles manejables de estrés pueden ser una motivación para mantenernos alerta y actuar cuando lo necesitemos. Sin embargo, cuando se convierte en algo abrumador, es posible que necesitemos encontrar formas de controlarlo.

Estrés ansiedad depresión

Estás trabajando en una fecha límite cuando tu jefe te llama. Son las 3 de la tarde y quiere saber si tienes tiempo para ayudar con un proyecto que debe entregarse a las 5. No lo tienes, en realidad, porque aún no has almorzado. “Es algo urgente”, explica, disculpándose por el aviso tardío. Se te hace un nudo en el estómago y tus pensamientos comienzan a acelerarse. “Por supuesto”, respondes. “Estaré encantado de ayudar”. No es que decir “no” sea menos estresante.

  Como relajar la ansiedad para dormir

En tu cabeza, una voz no tarda en recordarte lo mal que trabajas bajo presión. ¿Recuerdas el último ataque de pánico? No puedes preparar una baraja entera en dos días, ¡y mucho menos en dos horas! Imagina lo fácil que sería para tus compañeros de trabajo. ¿Por qué no puedes ser más como ellos? Afróntalo: probablemente vas a estar atrapado en este trabajo para siempre.

El estrés y la ansiedad son estados relacionados, pero no sinónimos. Ambos son respuestas normales y adaptativas a los retos de la vida -el trabajo, las relaciones, la mortalidad, por nombrar sólo algunos- y comparten muchos síntomas, como la preocupación, los dolores de estómago, la inquietud, la tensión muscular, los pensamientos acelerados, los dolores de cabeza, las noches de insomnio o todo lo anterior.

Desencadenantes de la ansiedad

Pero hay algunas diferencias fundamentales entre el estrés y la ansiedad. Y cuando entiendas esas diferencias, estarás mejor equipado para tratar ambos problemas y ayudar a cualquier persona que sufra a tu alrededor, también.

La ansiedad, sin embargo, se mantiene. La ansiedad tiene síntomas físicos que permanecen, incluso después de haber abordado los problemas subyacentes. No siempre es una respuesta directa a algo externo, aunque el estrés es un desencadenante común.

Por supuesto, cualquiera de estos síntomas aislados podría ser un síntoma de algo totalmente distinto. Pero si está experimentando una gran presión en el trabajo o en casa, y empieza a sentir que algunos de estos síntomas están apareciendo, podría ser el momento de visitar a su médico.

Su médico le hará preguntas sobre su vida laboral y su entorno doméstico. El objetivo es saber qué es lo que le está causando el estrés, y en qué medida; recuerde que hay una gran diferencia entre “signos” y “síntomas”. Desde el punto de vista médico, un signo se presenta externamente y es visible para los demás, mientras que un síntoma es algo que sientes y que debes explicar a tu médico.

  Fosfenos y ansiedad

Estrés y ansiedad

Todo el mundo experimenta síntomas de ansiedad, pero generalmente son ocasionales y de corta duración, y no causan problemas. Pero cuando los síntomas cognitivos, físicos y conductuales de la ansiedad son persistentes y graves, y la ansiedad provoca angustia en la vida de una persona hasta el punto de afectar negativamente a su capacidad para trabajar o estudiar, socializar y gestionar las tareas cotidianas, puede estar fuera de lo normal.

Las personas con trastornos de ansiedad pueden sentirse ansiosas la mayor parte del tiempo o durante episodios breves e intensos, que pueden ocurrir sin motivo aparente. Pueden tener sentimientos de ansiedad tan incómodos que evitan las rutinas y actividades cotidianas que podrían provocar estos sentimientos. Algunas personas tienen ataques de ansiedad ocasionales tan intensos que se sienten aterrorizadas o inmovilizadas.

Las personas con trastornos de ansiedad suelen ser conscientes del carácter irracional y excesivo de sus miedos. Cuando acuden a tratamiento, muchos dicen: “Sé que mis miedos son irracionales, pero parece que no puedo detenerlos”. Signos y síntomas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad