Saltar al contenido

Como quitar un ataque de ansiedad

mayo 13, 2022
Como quitar un ataque de ansiedad

Síntomas de un ataque de pánico

La recuperación es posible con un tratamiento adecuado, como la terapia de exposición, el entrenamiento de la atención y una serie de técnicas de control de la ansiedad que pueden ayudarte a controlar los síntomas. Puedes aprender las siguientes estrategias por ti mismo (utilizando libros o haciendo cursos, por ejemplo) o puedes consultar con un profesional capacitado. Manejo de la ansiedad Algunas de las opciones de manejo de los trastornos de ansiedad son: Aprender sobre la ansiedad El viejo adagio «el conocimiento es poder» se aplica aquí: aprender todo sobre la ansiedad es fundamental para la recuperación. Por ejemplo, la educación incluye el examen de la fisiología de la respuesta de «huir o luchar», que es la forma que tiene el cuerpo de enfrentarse a un peligro inminente. En el caso de las personas con trastornos de ansiedad, esta respuesta se desencadena de forma inapropiada ante situaciones que generalmente son inofensivas. La educación es una forma importante de promover el control de los síntomas. Mindfulness Cuando se siente ansiedad, una persona puede pasar una cantidad significativa de tiempo atrapada en pensamientos que provocan ansiedad. La atención plena nos guía para devolver nuestra atención al momento presente y desengancharnos de los pensamientos que pueden ser inútiles.

Cómo ayudar a alguien con un ataque de pánico

¿Tienes ansiedad? ¿Ha intentado todo para superarla, pero no deja de repetirse? ¿Quizá creía que la había superado, pero los síntomas vuelven a aparecer con fuerza? Sean cuales sean sus circunstancias, la ciencia puede ayudarle a vencer la ansiedad para siempre.

La ansiedad puede presentarse en forma de miedo, inquietud, incapacidad para concentrarse en el trabajo o la escuela, dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido por la noche, o irritarse con facilidad. En situaciones sociales, puede dificultar la conversación con los demás; puede sentir que le juzgan constantemente, o tener síntomas como tartamudeo, sudoración, rubor o malestar estomacal.

Puede aparecer de repente como un ataque de pánico, cuando los picos repentinos de ansiedad te hacen sentir que estás a punto de tener un ataque al corazón, volverte loco o perder el control. O puede estar presente todo el tiempo, como en el caso del trastorno de ansiedad generalizada, cuando la preocupación difusa y omnipresente te consume y miras al futuro con temor.

La mayoría de la gente la experimenta en algún momento, pero si la ansiedad empieza a interferir en su vida, su sueño, su capacidad para entablar relaciones o su productividad en el trabajo o los estudios, es posible que sufra un trastorno de ansiedad. Las investigaciones demuestran que, si no se trata, la ansiedad puede conducir a la depresión, la muerte prematura y el suicidio. Y aunque efectivamente puede provocar estas graves consecuencias para la salud, la medicación que se prescribe para tratar la ansiedad no suele funcionar a largo plazo. Los síntomas suelen reaparecer y se vuelve al punto de partida.

Ataque de pánico

Aunque es normal ponerse nervioso ante un acontecimiento importante o un cambio en la vida, unos 40 millones de estadounidenses padecen un trastorno de ansiedad, que es algo más que una preocupación o un miedo ocasional. Los trastornos de ansiedad pueden abarcar desde el trastorno de ansiedad generalizada (TAG), que consiste en una preocupación intensa que no se puede controlar, hasta el trastorno de pánico, que consiste en episodios repentinos de miedo, junto con palpitaciones del corazón, temblores, sacudidas o sudoración.

Para quienes padecen un trastorno de ansiedad, es importante buscar estrategias que ayuden a controlar o reducir la ansiedad a largo plazo, como la terapia conversacional o la medicación. Pero todo el mundo puede beneficiarse de otras formas de reducir el estrés y la ansiedad con cambios en el estilo de vida, como llevar una dieta equilibrada, limitar el alcohol y la cafeína y dedicar tiempo a uno mismo.

La ansiedad es un estado mental orientado al futuro. Así que, en lugar de preocuparse por lo que va a pasar, «vuelve al presente», dice la doctora Tamar Chansky, psicóloga y autora de Libérate de la ansiedad. Pregúntate a ti mismo: ¿Qué está pasando ahora mismo? ¿Estoy a salvo? ¿Hay algo que deba hacer ahora mismo? Si no es así, concierta una «cita» para volver a ver tus preocupaciones más tarde en el día, para que esos escenarios lejanos no te desvíen del camino, dice.

Ataques de pánico constantes durante todo el día

Los artículos de Verywell Mind son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud mental. Los revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

La ansiedad implica sentimientos de preocupación, miedo y aprehensión que tienen efectos cognitivos, emocionales y físicos. Puede dar lugar a pensamientos negativos y hacer que las personas se sientan fuera de control. También puede provocar sensaciones somáticas, como sudoración, temblores o dificultad para respirar.

Estos síntomas son habituales en las personas a las que se les ha diagnosticado un trastorno de ansiedad. Sin embargo, también pueden afectar a cualquier persona en distintos grados y en diferentes momentos. Afortunadamente, existen estrategias eficaces que puede utilizar para ayudar a afrontar la ansiedad tanto a corto como a largo plazo.

Si usted o un ser querido están luchando contra la ansiedad, póngase en contacto con la Línea de Ayuda Nacional de la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA) en el 1-800-662-4357 para obtener información sobre centros de apoyo y tratamiento en su zona.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad