Saltar al contenido

Pasos para combatir la ansiedad

mayo 14, 2022
Pasos para combatir la ansiedad

Trastorno de ansiedad

La ansiedad es algo que la mayoría de nosotros hemos experimentado al menos una vez en nuestra vida. Hablar en público, las revisiones de rendimiento y las nuevas responsabilidades laborales son sólo algunas de las situaciones relacionadas con el trabajo que pueden hacer que hasta la persona más tranquila se sienta un poco estresada. Este ejercicio de cinco pasos puede ser muy útil durante los periodos de ansiedad o pánico, ya que te ayuda a conectarte con el presente cuando tu mente está rebotando entre varios pensamientos ansiosos.

Antes de empezar este ejercicio, presta atención a tu respiración. Las respiraciones lentas, profundas y largas pueden ayudarte a mantener la sensación de calma o a volver a un estado más tranquilo. Una vez que encuentres tu respiración, sigue los siguientes pasos para ayudarte a conectar con la tierra:

2: Reconozca DOS cosas que puede oler. Tal vez esté en su oficina y huela a lápiz, o tal vez esté en su dormitorio y huela una almohada. Si necesitas dar un breve paseo para encontrar un aroma, podrías oler el jabón en tu baño, o la naturaleza en el exterior.

Esta técnica es una de las muchas opciones que puedes utilizar si te sientes ansioso o abrumado. Si la ansiedad es algo con lo que usted lucha regularmente, y continúa teniendo problemas para reenfocarse o enfrentar estos sentimientos, por favor hable con su médico o contacte a Behavioral Health Partners al (585) 276-6900. Behavioral Health Partners es traído a usted por Well-U, ofreciendo a los individuos elegibles servicios de salud mental para el estrés, la ansiedad y la depresión.

Cómo afrontar la ansiedad en la escuela

Dice el refrán que «lo único que hay que temer es el propio miedo», pero hay muchas cosas que dan miedo. Saber cómo superar el miedo y la ansiedad es crucial. Gestionar bien nuestro miedo y nuestra ansiedad -y conocer la diferencia entre ambos- es importante para nuestra salud mental y nuestro éxito profesional.

Cuando vivíamos en cuevas, necesitábamos evaluar constantemente si estábamos a salvo. Una sensibilidad muy afinada a las amenazas potenciales era necesaria para sobrevivir. No experimentamos los mismos tipos de estrés que hace miles de años, pero la respuesta es prácticamente la misma.

Nuestros cuerpos -y cerebros- reaccionan a ambos tipos de amenazas de la misma manera. En otras palabras, da igual que la amenaza sea física, emocional o social. Las campanas de alarma del sistema nervioso autónomo no distinguen entre hablar en público y un tigre de dientes de sable. De hecho, muchos de nosotros preferiríamos esto último.

Aunque sea desagradable, el miedo es una respuesta saludable. Nuestra respuesta de lucha o huida nos mantiene vivos, seguros y prósperos. Sin embargo, cuando el miedo constante te impide vivir la vida al máximo, se convierte en ansiedad.

Cómo reducir la ansiedad de forma natural

Aunque es normal ponerse nervioso ante un acontecimiento importante o un cambio en la vida, unos 40 millones de estadounidenses padecen un trastorno de ansiedad, que es algo más que una preocupación o un miedo ocasional. Los trastornos de ansiedad pueden ir desde el trastorno de ansiedad generalizada (TAG), que consiste en una preocupación intensa que no se puede controlar, hasta el trastorno de pánico, que consiste en episodios repentinos de miedo, junto con palpitaciones del corazón, temblores, sacudidas o sudoración.

Para quienes padecen un trastorno de ansiedad, es importante buscar estrategias que ayuden a controlar o reducir la ansiedad a largo plazo, como la terapia conversacional o la medicación. Pero todo el mundo puede beneficiarse de otras formas de reducir el estrés y la ansiedad con cambios en el estilo de vida, como llevar una dieta equilibrada, limitar el alcohol y la cafeína y dedicar tiempo a uno mismo.

La ansiedad es un estado mental orientado al futuro. Así que, en lugar de preocuparse por lo que va a pasar, «vuelve al presente», dice la doctora Tamar Chansky, psicóloga y autora de Libérate de la ansiedad. Pregúntate a ti mismo: ¿Qué está pasando ahora mismo? ¿Estoy a salvo? ¿Hay algo que deba hacer ahora mismo? Si no es así, concierta una «cita» para volver a ver tus preocupaciones más tarde en el día, para que esos escenarios lejanos no te desvíen del camino, dice.

Síntomas físicos de la ansiedad

Los artículos de Verywell Mind son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud mental. Los revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

La ansiedad implica sentimientos de preocupación, miedo y aprehensión que tienen efectos cognitivos, emocionales y físicos. Puede dar lugar a pensamientos negativos y hacer que las personas se sientan fuera de control. También puede provocar sensaciones somáticas, como sudoración, temblores o dificultad para respirar.

Estos síntomas son habituales en las personas a las que se les ha diagnosticado un trastorno de ansiedad. Sin embargo, también pueden afectar a cualquier persona en distintos grados y en diferentes momentos. Afortunadamente, existen estrategias eficaces que puede utilizar para ayudar a afrontar la ansiedad tanto a corto como a largo plazo.

Si usted o un ser querido están luchando contra la ansiedad, póngase en contacto con la Línea de Ayuda Nacional de la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA) en el 1-800-662-4357 para obtener información sobre centros de apoyo y tratamiento en su zona.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad