Saltar al contenido

Medicamentos para la ansiedad con receta

mayo 13, 2022
Medicamentos para la ansiedad con receta

Alternativas a los ansiolíticos que realmente funcionan, con el Dr.

Las investigaciones demuestran que las terapias psicológicas son la opción de tratamiento más eficaz para las personas con ansiedad. Sin embargo, si los síntomas son graves, algunos tratamientos médicos pueden ser útiles. Medicamentos antidepresivos Algunos tipos de medicamentos antidepresivos pueden ayudar a las personas a controlar la ansiedad, incluso si no presentan síntomas de depresión. Las investigaciones indican que cuando las personas padecen un cuadro de ansiedad, se producen cambios específicos en las sustancias químicas de su cerebro: serotonina, noradrenalina y dopamina. Los medicamentos antidepresivos están diseñados para corregir el desequilibrio de los mensajes químicos entre las células nerviosas (neuronas) del cerebro. Conozca las diferentes clases de medicamentos antidepresivos.

Los antidepresivos pueden hacer que te sientas mejor, pero no cambiarán tu personalidad ni te harán sentir feliz todo el tiempo. Como ocurre con cualquier otro medicamento, algunas personas experimentarán algunos efectos secundarios, y deben discutir los riesgos y beneficios con su médico. También hay que pedir información sobre los medicamentos para poder tomar una decisión informada.

Visión general de Lexapro un medicamento de prescripción utilizado para tratar

Las benzodiacepinas son un grupo de medicamentos que pueden ayudar a reducir la ansiedad y facilitar el sueño. También se utilizan como relajantes musculares, para inducir la sedación en cirugías y otros procedimientos médicos, y en el tratamiento de las convulsiones y la abstinencia de alcohol. Las benzodiacepinas también se denominan tranquilizantes menores, sedantes o hipnóticos. Son los fármacos psicoactivos más recetados en el mundo.

Varios tipos de ejercicio, como caminar, correr, hacer yoga o tai chi, pueden ayudar, así como reducir el estrés en su vida y dedicar tiempo a actividades relajantes como la meditación, la lectura de un libro o un baño caliente. Hablar con un amigo, un familiar o un terapeuta de confianza y resolver los problemas que le preocupan también puede ayudar. Siempre que sea posible, deben probarse primero estos enfoques, antes de las benzodiacepinas. Sin embargo, cuando los enfoques no farmacológicos no son posibles o no ayudan, las benzodiacepinas pueden proporcionar alivio.

Cuando se utilizan adecuadamente, las benzodiacepinas son medicamentos seguros y eficaces. Sin embargo, tienen un potencial de abuso y pueden ser adictivas. Por este motivo, normalmente sólo se recomiendan para un uso a corto plazo u ocasional.

Su cerebro ansioso en las drogas

Los artículos de Verywell Mind son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud mental. Los revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

Los trastornos de ansiedad son algo más que un caso de nervios. Son condiciones de salud mental reconocidas que pueden dificultar el afrontamiento de los altibajos de la vida, incluso a veces dificultando el disfrute o incluso la participación en las actividades cotidianas.

Por ejemplo, si toma medicamentos antidepresivos, es posible que su proveedor de atención médica le recomiende que siga utilizándolos entre cuatro y nueve meses después de que se hayan resuelto los síntomas. Pero si toma benzodiacepinas, sólo debe utilizarlas a corto plazo.

Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) son actualmente la medicación de primera línea para muchas formas de ansiedad. Funcionan haciendo que haya más serotonina disponible en el cerebro, lo que puede mejorar tanto la ansiedad como el estado de ánimo. Debido a estos efectos, los ISRS también se utilizan a menudo para tratar la depresión y otros trastornos del estado de ánimo.

Medicación para la ansiedad: Beneficios y efectos secundarios

La ansiedad es una emoción caracterizada por sentimientos de tensión, pensamientos de preocupación y acompañada de síntomas físicos como sudoración, temblores, cambios de voz o aumento de la presión arterial. También puede denominarse nerviosismo.

La ansiedad ocasional ante un acontecimiento estresante o incómodo es normal. Sin embargo, si una persona siente niveles desproporcionados de ansiedad o está presente casi continuamente, podría diagnosticarse como un trastorno de ansiedad.

Las emociones fuertes o el miedo provocan una oleada de epinefrina (también llamada adrenalina) de nuestras glándulas suprarrenales. Esto aumenta los latidos del corazón, incrementa nuestra sensibilidad al entorno y nos prepara para la confrontación física o para huir si percibimos alguna amenaza a nuestra seguridad. Esto suele denominarse respuesta de lucha o huida.

Si esto va acompañado de síntomas físicos significativos, como un aumento de la sudoración o de la presión arterial, es más probable que la persona sufra un trastorno de ansiedad que una ansiedad por estímulos.

El trastorno de ansiedad generalizada (TAG) es una afección crónica y continua con una preocupación excesiva por los acontecimientos normales de la vida, ya sean menores o mayores. Estos sentimientos suelen ser desproporcionados con respecto a los problemas que pueden surgir en la vida cotidiana.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad