Saltar al contenido

Terapia cognitivo conductual ansiedad generalizada

mayo 13, 2022
Terapia cognitivo conductual ansiedad generalizada

Terapia cognitivo-conductual para el trastorno de ansiedad generalizada

El trastorno de ansiedad generalizada en los niños y el proceso de transdiagnósticoTambién los niños pueden estar preocupados de forma patológica. Las ansiedades son normales durante el desarrollo, pero con una mala gestión emocional pueden llegar a ser problemáticas. Siempre pensando en el «¿y si…?», se hacen muchas preguntas para estar seguros y certeros y, a veces, intentan predecir todos los escenarios posibles. La focalización atencional en la amenaza parece ser un sesgo que predispone al TAG.28,29 El tratamiento oportuno parece importante para evitar que este «hábito cognitivo» se ancle porque la intolerancia a la incertidumbre puede ser el «combustible» de la ansiedad.30

Los niños con TAG muestran dificultades para concentrarse y siempre están pensando en lo que sigue. Necesitan seguridad y aprobación para dar pequeños pasos y evitan muchas situaciones inciertas. Intentan minimizar los riesgos. Pueden presentar perfeccionismo, un gran temor a cometer errores y miedo a las críticas. También muestran un sesgo metacognitivo al pensar que las preocupaciones evitarán las tragedias.Un niño con TAG puede parecer que tiene depresión, cuando el verdadero problema está más cerca de la inhibición y la resignación. El trabajo psicológico con niños y adolescentes requiere mucha imaginación. Los clínicos siempre tienen que crear un apoyo educativo y adaptar la clasificación psiquiátrica a los niños.ConclusiónLa TCC como tratamiento para el TAG se ha establecido como una excelente manera de cambiar las preocupaciones patológicas en preocupaciones normales. Todavía hay que investigar mucho para mejorar las herramientas terapéuticas que facilitan el distanciamiento de los pensamientos ansiosos. La ciencia actual ha logrado una buena comprensión de los mecanismos psicológicos en el TAG, y la investigación adicional en los campos transdiagnósticos puede proporcionar nuevos enfoques para el tratamiento del TAG.AgradecimientosEl autor declara no tener ningún conflicto de intereses.REFERENCIAS1. Haute Autorite de Sante. Afecciones psiquiátricas de larga duración. Troubles anxieux graves. París, Francia: HAS;

Hojas de trabajo de Cbt para gad

ResumenEl Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG) puede ser tratado eficazmente con terapia cognitivo-conductual. Cuando se trabaja con clientes que tienen TAG, la terapia puede centrarse en cuatro áreas centrales que ayudan a promover el cambio terapéutico. El enfoque inicial de la terapia es desarrollar una alianza terapéutica sólida y educar al cliente sobre los síntomas de ansiedad. El entrenamiento en habilidades se centra en el entrenamiento en relajación y en los cambios cognitivos que pueden ayudar a los clientes a enfrentarse a sus preocupaciones de forma constructiva. A continuación, la exposición a los aspectos internos y externos de la ansiedad puede ayudar a los clientes a probar y perfeccionar sus habilidades de afrontamiento. Por último, debido a la naturaleza crónica del TAG, pueden utilizarse estrategias de prevención de recaídas para ayudar a mantener los logros del tratamiento a lo largo del tiempo. Estas estrategias permiten un plan de tratamiento amplio pero flexible que puede adaptarse a las necesidades únicas de cada cliente.

Journal of Contemporary Psychotherapy 30, 149-161 (2000). https://doi.org/10.1023/A:1026514712357Download citationShare this articleAnyone you share the following link with will be able to read this content:Get shareable linkSorry, a shareable link is not currently available for this article.Copy to clipboard

Terapia cognitivo-conductual depresión

Las terapias cognitivas y conductuales para el trastorno de ansiedad generalizada (TAG) se refieren a una variedad de técnicas que pueden proporcionarse individualmente o en combinación. La premisa básica en la que se basan los enfoques terapéuticos es que los pensamientos, los sentimientos y los comportamientos están interrelacionados, por lo que la alteración de uno de ellos puede ayudar a aliviar los problemas de otro (por ejemplo, cambiar los pensamientos negativos conducirá a una menor ansiedad). Se cree que la preocupación excesiva e incontrolable que caracteriza al TAG se mantiene a través de un pensamiento inadaptado sobre la utilidad de la preocupación, una tendencia a repetir las preocupaciones en lugar de resolver los problemas, dificultades para relajarse y comportamientos poco saludables, como el intento de evitar los pensamientos e imágenes negativas, así como las situaciones que podrían provocar la preocupación. Las técnicas de terapia cognitiva se centran en la modificación de los patrones de pensamiento catastrófico y en la creencia de que la preocupación cumple una función útil (denominada reestructuración cognitiva). Las técnicas conductuales incluyen el entrenamiento en relajación, la programación de un «tiempo de preocupación» específico, así como la planificación de actividades placenteras, y la exposición controlada a los pensamientos y situaciones que se están evitando. El propósito de estas exposiciones es ayudar a la persona a aprender que sus resultados temidos no se hacen realidad, y a experimentar una reducción de la ansiedad con el tiempo.

La eficacia de la terapia cognitivo-conductual: una revisión de los meta-análisis

El TAG en los niños y el proceso de transdiagnósticoTambién los niños pueden estar preocupados de forma patológica. Las ansiedades son normales durante el desarrollo, pero con una mala gestión emocional pueden volverse problemáticas. Siempre pensando en el «¿y si…?», se hacen muchas preguntas para estar seguros y certeros y, a veces, intentan predecir todos los escenarios posibles. La focalización atencional en la amenaza parece ser un sesgo que predispone al TAG.28,29 El tratamiento oportuno parece importante para evitar que este «hábito cognitivo» se ancle porque la intolerancia a la incertidumbre puede ser el «combustible» de la ansiedad.30

Los niños con TAG muestran dificultades para concentrarse y siempre están pensando en lo que sigue. Necesitan seguridad y aprobación para dar pequeños pasos y evitan muchas situaciones inciertas. Intentan minimizar los riesgos. Pueden presentar perfeccionismo, un gran temor a cometer errores y miedo a las críticas. También muestran un sesgo metacognitivo al pensar que las preocupaciones evitarán las tragedias.Un niño con TAG puede parecer que tiene depresión, cuando el verdadero problema está más cerca de la inhibición y la resignación. El trabajo psicológico con niños y adolescentes requiere mucha imaginación. Los clínicos siempre tienen que crear un apoyo educativo y adaptar la clasificación psiquiátrica a los niños.ConclusiónLa TCC como tratamiento para el TAG se ha establecido como una excelente manera de cambiar las preocupaciones patológicas en preocupaciones normales. Todavía hay que investigar mucho para mejorar las herramientas terapéuticas que facilitan el distanciamiento de los pensamientos ansiosos. La ciencia actual ha logrado una buena comprensión de los mecanismos psicológicos en el TAG, y la investigación adicional en los campos transdiagnósticos puede proporcionar nuevos enfoques para el tratamiento del TAG.AgradecimientosEl autor declara no tener ningún conflicto de intereses.REFERENCIAS1. Haute Autorite de Sante. Afecciones psiquiátricas de larga duración. Troubles anxieux graves. París, Francia: HAS;

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad