Saltar al contenido

Consejos para la ansiedad generalizada

mayo 14, 2022
Consejos para la ansiedad generalizada

Síntomas físicos de la ansiedad

¿Se encuentra a menudo preocupado por cuestiones cotidianas sin ninguna razón evidente? ¿Siempre está esperando que ocurra una catástrofe o está excesivamente preocupado por cosas como la salud, el dinero, la familia, el trabajo o los estudios?

Si es así, es posible que padezca un tipo de trastorno de ansiedad llamado trastorno de ansiedad generalizada (TAG). El TAG puede hacer que la vida diaria se convierta en un estado constante de preocupación, miedo y temor. La buena noticia es que el TAG es tratable. Conozca más sobre los síntomas del TAG y cómo encontrar ayuda.

La ansiedad ocasional es una parte normal de la vida. Muchas personas pueden preocuparse por cosas como la salud, el dinero o los problemas familiares. Pero las personas con TAG se sienten extremadamente preocupadas o nerviosas con más frecuencia por estas y otras cosas, incluso cuando hay poca o ninguna razón para preocuparse por ellas. El TAG suele implicar una sensación persistente de ansiedad o temor que interfiere en la forma de vivir la vida. No es lo mismo que preocuparse ocasionalmente por cosas o experimentar ansiedad debido a acontecimientos vitales estresantes. Las personas que padecen TAG experimentan una ansiedad frecuente durante meses, si no años.

Cómo afrontar los ataques de ansiedad

¿Tienes ansiedad? ¿Ha intentado todo para superarla, pero vuelve a aparecer? ¿Quizá creía que la había superado, pero los síntomas vuelven a aparecer con fuerza? Sean cuales sean sus circunstancias, la ciencia puede ayudarle a vencer la ansiedad para siempre.

La ansiedad puede presentarse en forma de miedo, inquietud, incapacidad para concentrarse en el trabajo o la escuela, dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido por la noche, o irritarse con facilidad. En situaciones sociales, puede dificultar la conversación con los demás; puede sentir que le juzgan constantemente, o tener síntomas como tartamudeo, sudoración, rubor o malestar estomacal.

Puede aparecer de repente como un ataque de pánico, cuando los picos repentinos de ansiedad te hacen sentir que estás a punto de tener un ataque al corazón, volverte loco o perder el control. O puede estar presente todo el tiempo, como en el caso del trastorno de ansiedad generalizada, cuando la preocupación difusa y omnipresente te consume y miras al futuro con temor.

La mayoría de la gente la experimenta en algún momento, pero si la ansiedad empieza a interferir en su vida, su sueño, su capacidad para entablar relaciones o su productividad en el trabajo o los estudios, es posible que sufra un trastorno de ansiedad. Las investigaciones demuestran que, si no se trata, la ansiedad puede conducir a la depresión, la muerte prematura y el suicidio. Y aunque efectivamente puede provocar estas graves consecuencias para la salud, la medicación que se prescribe para tratar la ansiedad no suele funcionar a largo plazo. Los síntomas suelen reaparecer y se vuelve al punto de partida.

Sentirse ansioso sin razón

Todo el mundo tiene sentimientos de ansiedad en algún momento de su vida. Por ejemplo, es posible que te sientas preocupado y ansioso por presentarte a un examen, a una prueba médica o a una entrevista de trabajo. En momentos así, sentirse ansioso puede ser perfectamente normal.

Las personas con TAG se sienten ansiosas casi todos los días y a menudo les cuesta recordar la última vez que se sintieron relajadas. El TAG puede provocar síntomas psicológicos (mentales) y físicos. Éstos varían de una persona a otra, pero pueden incluir una sensación de inquietud o preocupación y problemas de concentración o sueño.

También hay muchas cosas que puede hacer usted mismo para ayudar a reducir su ansiedad, como seguir un curso de autoayuda, hacer ejercicio regularmente, dejar de fumar y reducir la cantidad de alcohol y cafeína que toma.

Si la ansiedad se debe a una fobia específica o a un trastorno de pánico, normalmente sabrá cuál es la causa. Por ejemplo, si tienes claustrofobia (miedo a los espacios cerrados), sabrás que estar encerrado en un espacio pequeño te provocará ansiedad.

Ansiedad constante

Los artículos de Verywell Mind son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud mental. Los revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

Uno de los elementos más importantes de padecer un trastorno de ansiedad generalizada (TAG) es aprender a afrontar la ansiedad persistente y los síntomas físicos. Aunque cada persona tiene una experiencia única con el TAG, hay muchos síntomas comunes presentes en esta condición que la mayoría de las personas experimentarán en algún grado.

Estos síntomas incluyen síntomas físicos (tensión muscular, dolores corporales, etc.), síntomas conductuales (procrastinación, aislamiento, etc.) y síntomas emocionales (pensamientos intrusivos, preocupación constante, etc.). Diversos estilos y estrategias de afrontamiento pueden ayudar a gestionar todos ellos.

La ansiedad puede hacernos creer que estamos solos en nuestra experiencia y que nadie podrá relacionarse con nosotros. Esto no es cierto. Busca una persona de confianza con la que hablar de tus problemas. Comparte con personas importantes en tu vida las experiencias con las que estás luchando y no tengas miedo de abrir la conversación.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad