Saltar al contenido

Tres enfermedades mentales

junio 24, 2022
Tres enfermedades mentales

Trastorno mental frente a enfermedad mental

En el DSM-5 (Manual de Diagnóstico y Estadística de los Trastornos Mentales) se enumeran casi 300 trastornos mentales. Se trata de un manual utilizado por los profesionales de la salud para ayudar a identificar y diagnosticar las enfermedades mentales.

El diagnóstico de las enfermedades mentales puede ser controvertido. Ha habido muchos debates en la comunidad médica sobre lo que es y no es una enfermedad mental. La definición puede estar influida por nuestra sociedad y cultura, pero la mayoría de las enfermedades mentales se dan en todos los países y culturas. Esto sugiere que no sólo están construidas por normas y expectativas sociales, sino que también tienen una base biológica y psicológica.

Estos breves vídeos pueden ayudarte a entender la enfermedad mental de tus padres y cómo afecta a su comportamiento. Qué son las enfermedades mentales, los distintos tipos de enfermedades mentales (“diagnósticos”), si tu progenitor mejorará y cómo cuidarte tú también.

¿Qué son las terapias complementarias? Son formas de ayudarse a sí mismo a mantenerse sano que complementan el tratamiento médico. Aunque pueden ser útiles, hay que tener cuidado, especialmente cuando se tiene una enfermedad mental. Algunas personas las utilizan en lugar de un tratamiento médico o sin consultar a su médico, lo que puede ser peligroso, ya que las sustancias utilizadas en las terapias “naturales” no deben someterse a las mismas pruebas rigurosas de seguridad que los medicamentos recetados. El término “natural” también es engañoso, ya que la mayoría de los medicamentos recetados también se derivan de sustancias naturales.

Problemas de salud mental

Muchas personas a las que se les ha diagnosticado una enfermedad mental consiguen fortalecerse y recuperarse participando en un tratamiento individual o de grupo. Hay muchas opciones de tratamiento disponibles. No hay un tratamiento que funcione para todo el mundo, sino que cada persona puede elegir el tratamiento, o la combinación de tratamientos, que mejor funcione.

La psicoterapia es el tratamiento terapéutico de las enfermedades mentales proporcionado por un profesional de la salud mental capacitado. La psicoterapia explora los pensamientos, los sentimientos y los comportamientos, y trata de mejorar el bienestar del individuo. La psicoterapia combinada con la medicación es la forma más eficaz de promover la recuperación. Algunos ejemplos son: Terapia cognitivo-conductual, terapia de exposición, terapia conductual dialéctica, etc.

En una minoría de casos, la hospitalización puede ser necesaria para que un individuo pueda ser vigilado de cerca, diagnosticado con precisión o para que se le ajuste la medicación cuando su enfermedad mental empeore temporalmente.

Un grupo de apoyo es una reunión de grupo en la que los miembros se guían mutuamente hacia el objetivo compartido de la recuperación. Los grupos de apoyo suelen estar formados por personas no profesionales, pero sí por compañeros que han sufrido experiencias similares.

Enfermedades mentales más comunes

Un trastorno mental, también llamado enfermedad mental[3] o trastorno psiquiátrico, es un patrón conductual o mental que causa un malestar significativo o un deterioro del funcionamiento personal[4]. Tales características pueden ser persistentes, con recaídas y remisiones, o presentarse como episodios únicos. Se han descrito muchos trastornos, con signos y síntomas que varían mucho entre trastornos específicos[5][6] Estos trastornos pueden ser diagnosticados por un profesional de la salud mental, normalmente un psicólogo clínico o un psiquiatra.

Las causas de los trastornos mentales no suelen estar claras. Las teorías pueden incorporar hallazgos de diversos campos. Los trastornos mentales suelen definirse por una combinación de la forma en que una persona se comporta, siente, percibe o piensa,[7] que puede estar asociada a determinadas regiones o funciones del cerebro, a menudo en un contexto social. Un trastorno mental es un aspecto de la salud mental. A la hora de realizar un diagnóstico deben tenerse en cuenta las creencias culturales y religiosas, así como las normas sociales[8].

Los servicios se basan en hospitales psiquiátricos o en la comunidad, y las evaluaciones las llevan a cabo profesionales de la salud mental como psiquiatras, psicólogos, enfermeras psiquiátricas y trabajadores sociales clínicos, utilizando diversos métodos, como pruebas psicométricas, pero a menudo basándose en la observación y el interrogatorio. Los tratamientos son proporcionados por diversos profesionales de la salud mental. La psicoterapia y la medicación psiquiátrica son dos de las principales opciones de tratamiento. Otros tratamientos incluyen cambios en el estilo de vida, intervenciones sociales, apoyo de los compañeros y autoayuda. En una minoría de casos, puede haber detención o tratamiento involuntario. Se ha demostrado que los programas de prevención reducen la depresión[7][9].

Lista de enfermedades mentales

Ahora más que nunca, las enfermedades mentales ocupan un lugar destacado en el debate sobre la salud pública. Investigaciones recientes demuestran que las enfermedades mentales son más comunes -y mucho más graves- de lo que se creía. Ya no se le dice a la gente que se “endurezca” o que “no piense en ello”. Por el contrario, se les trata con la misma urgencia y nivel de atención que a una lesión física.

De ellos, los tres diagnósticos más comunes son los trastornos de ansiedad, la depresión y el trastorno de estrés postraumático (TEPT). Estos tres trastornos representan alrededor del 30% de todos los diagnósticos de enfermedades mentales en Estados Unidos. Aunque comparten muchas de las cualidades, también son significativamente diferentes entre sí.

Los trastornos de ansiedad se caracterizan por sentimientos subyacentes de miedo o preocupación extremos. Dentro de este grupo de afecciones se encuentran el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de pánico, la ansiedad social y otras ansiedades basadas en fobias.

“Los síntomas más comunes suelen ser los mismos en todos los tipos de trastornos de ansiedad”, afirma Lauren Willis, EdS. LAC, LCADC, Supervisora del Programa de Salud de Inspira del Equipo de Recursos de Adicción de Salud Conductual. “Estos incluyen dificultad para concentrarse debido a la preocupación excesiva, sentirse débil y cansado y tener una sensación prolongada de nerviosismo o miedo”.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad