Saltar al contenido

Controlar una crisis de ansiedad

mayo 13, 2022
Controlar una crisis de ansiedad

Ansiedad constante

La depresión es algo más que sentirse mal o tener un mal día. Cuando un estado de ánimo triste dura mucho tiempo e interfiere en el funcionamiento normal de la vida diaria, es posible que esté deprimido. Los síntomas de la depresión incluyen:1

La siguiente información no pretende ofrecer un diagnóstico médico de la depresión mayor y no puede sustituir a la consulta de un profesional de la salud mental. Si cree que está deprimido, hable inmediatamente con su médico o con un profesional de la salud mental. Esto es especialmente importante si sus síntomas empeoran o afectan a sus actividades diarias.

Se desconoce la causa exacta de la depresión. Puede deberse a una combinación de factores genéticos, biológicos, ambientales y psicológicos.2 Cada persona es diferente, pero los siguientes factores pueden aumentar las posibilidades de que una persona se deprima:1

En general, aproximadamente 1 de cada 6 adultos padecerá depresión en algún momento de su vida.3 La depresión afecta a unos 16 millones de adultos estadounidenses cada año.4 Cualquiera puede deprimirse, y la depresión puede aparecer a cualquier edad y en cualquier tipo de persona.

Medicamentos para la ansiedad

Aunque es normal ponerse nervioso ante un acontecimiento importante o un cambio en la vida, unos 40 millones de estadounidenses padecen un trastorno de ansiedad, que es algo más que una preocupación o un miedo ocasional. Los trastornos de ansiedad pueden ir desde el trastorno de ansiedad generalizada (TAG), que consiste en una preocupación intensa que no se puede controlar, hasta el trastorno de pánico, que consiste en episodios repentinos de miedo, junto con palpitaciones del corazón, temblores, sacudidas o sudoración.

Para quienes padecen un trastorno de ansiedad, es importante buscar estrategias que ayuden a controlar o reducir la ansiedad a largo plazo, como la terapia conversacional o la medicación. Pero todo el mundo puede beneficiarse de otras formas de reducir el estrés y la ansiedad con cambios en el estilo de vida, como llevar una dieta equilibrada, limitar el alcohol y la cafeína y dedicar tiempo a uno mismo.

La ansiedad es un estado mental orientado al futuro. Así que, en lugar de preocuparse por lo que va a pasar, «vuelve al presente», dice la doctora Tamar Chansky, psicóloga y autora de Libérate de la ansiedad. Pregúntate a ti mismo: ¿Qué está pasando ahora mismo? ¿Estoy a salvo? ¿Hay algo que deba hacer ahora mismo? Si no es así, concierta una «cita» para volver a ver tus preocupaciones más tarde en el día, para que esos escenarios lejanos no te desvíen del camino, dice.

Trastorno de ansiedad

ResumenExperimentar ansiedad ocasionalmente es una parte normal de la vida. Sin embargo, las personas con trastornos de ansiedad suelen tener una preocupación y un miedo intensos, excesivos y persistentes ante situaciones cotidianas. A menudo, los trastornos de ansiedad implican episodios repetidos de sentimientos repentinos de intensa ansiedad y miedo o terror que alcanzan un pico en cuestión de minutos (ataques de pánico).

Estos sentimientos de ansiedad y pánico interfieren en las actividades cotidianas, son difíciles de controlar, no guardan proporción con el peligro real y pueden durar mucho tiempo. Es posible que se eviten lugares o situaciones para evitar estas sensaciones. Los síntomas pueden comenzar durante la infancia o la adolescencia y continuar en la edad adulta.

Algunos ejemplos de trastornos de ansiedad son el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de ansiedad social (fobia social), las fobias específicas y el trastorno de ansiedad por separación. Se puede tener más de un trastorno de ansiedad. A veces, la ansiedad es el resultado de una afección médica que necesita tratamiento.

Es posible que tus preocupaciones no desaparezcan por sí solas y que empeoren con el tiempo si no buscas ayuda. Consulte a su médico o a un profesional de la salud mental antes de que su ansiedad empeore. Es más fácil de tratar si buscas ayuda a tiempo.

Síntomas físicos de la ansiedad

La directora general de una empresa emergente está sentada en la oficina que acaba de alquilar para su compañía de rápido crecimiento. Es hora punta, pero las calles de fuera están tranquilas, al igual que los 600 cubículos vacíos de la puerta de su oficina. Ayer mismo, su equipo directivo tomó la difícil pero crucial decisión de enviar a todo el mundo a casa para trabajar en el futuro inmediato. En 30 minutos tiene que dirigir una videoconferencia para tranquilizar a sus empleados. Pero está desanimada, ansiosa y simplemente asustada.

¿Cómo puede dirigir con autoridad y fuerza cuando se siente ansiosa? ¿Cómo puede inspirar y motivar a los demás cuando su mente y su corazón van a toda velocidad? Y si ocultas el miedo en un intento de ser un líder, ¿a dónde va a parar?

La ansiedad, por supuesto, tiene un propósito. Nos protege de los daños. El psicólogo Rollo May escribió por primera vez en 1977: «Ya no somos presa de tigres y mastodontes, sino del daño a nuestra autoestima, del ostracismo de nuestro grupo o de la amenaza de salir perdiendo en la lucha competitiva». La forma de la ansiedad ha cambiado, pero la experiencia sigue siendo relativamente la misma». En otras palabras, aunque a los humanos de hoy no nos persiguen los depredadores, nos persigue la incertidumbre sobre la salud de nuestros seres queridos, sobre si tendremos trabajo la próxima semana o el próximo año, sobre si nuestra empresa quebrará… preocupaciones que provocan las mismas respuestas neurológicas y físicas.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad