Saltar al contenido

Tengo mucha ansiedad como la controlo

mayo 13, 2022
Tengo mucha ansiedad como la controlo

Sentirse ansioso sin motivo

Todos nos preocupamos y nos asustamos de vez en cuando. Pero las personas con ansiedad pueden sentirse consumidas por temores de cosas que pueden parecer irracionales a los demás. Puede ser difícil relacionarse con estas preocupaciones y, como resultado, muchas personas no saben cuál es la mejor manera de ayudar a alguien con ansiedad.

“La gente suele despreciar a las personas que sufren ansiedad”, dice el doctor Joseph McGuire, psicólogo pediátrico de Johns Hopkins Medicine. “Con otras enfermedades médicas, se pueden ver los síntomas físicos. Pero en el caso de la ansiedad, no se ve necesariamente con qué está lidiando la persona. Así que es importante ser sensible a lo que la persona con ansiedad está pasando, incluso si no tiene sentido para ti.”

Es angustioso ver a un ser querido sufrir ataques de pánico y enfrentarse a la ansiedad cada día, pero hay cosas que puedes hacer para ayudar. Comienza por reconocer los signos de la preocupación excesiva y comprender las mejores formas de apoyar a tu ser querido.

El trastorno de ansiedad es el trastorno de salud mental más común en los Estados Unidos, y afecta hasta al 18% de la población. Conocer los signos de la ansiedad puede ayudarle a darse cuenta de que un ser querido tiene pensamientos o sentimientos de miedo. Los síntomas varían de una persona a otra, pero pueden dividirse en tres categorías:

Cómo afrontar los ataques de ansiedad

“La ansiedad es un estado mental-emocional incómodo sobre el futuro”, dice Buttimer. “Queremos previsibilidad y control sobre lo que va a ocurrir en el futuro; la ansiedad se centra excesivamente en los ‘y si'”.

La ansiedad es una parte normal de la vida, pero podrías tener un trastorno de ansiedad si la experimentas con frecuencia, empieza a afectar a tus actividades diarias, es difícil de controlar o parece desproporcionada para una situación.

“Un profesional de la salud mental puede enseñarte técnicas para ayudarte a poner las cosas en perspectiva”, explica Buttimer. “Pueden ofrecerte una visión más objetiva de los acontecimientos de tu vida y ayudarte a distinguir entre la ansiedad normal y las fases extremas de ansiedad”.

Síntomas de ansiedad

Cuando me mudé a la casa de mi (ahora) esposa en 2001, ella no quiso incluir mi nombre en el saludo del contestador automático. Debido a nuestra gran diferencia de edad y a la relación entre personas del mismo sexo, estaba justificadamente preocupada por la reacción de sus padres cuando me mudé a su casa, así que se lo ocultó durante varios meses. Aunque sentía mucha compasión por ella y su situación, también me frustraba que su ansiedad me afectara a mí, y no me gustaba actuar como si tuviéramos algo de lo que avergonzarnos.

Escenarios como éste son comunes cuando alguien en tu vida está luchando contra la ansiedad. Es posible que tu ser querido se sienta tan temeroso que evite actuar, o que actúe de forma desconsiderada o que aumente tu propia ansiedad. Esto puede ser como un novio que aplaza constantemente las tareas o discusiones importantes, un amigo que se queja de estar solo pero se niega a tener una cita, o un jefe que siempre se centra en lo que podría salir mal, haciendo que todos se sientan miserables. Es difícil presenciar la ansiedad de alguien que conoces, y es aún más difícil cuando su ansiedad desencadena la tuya.

Cómo superar la ansiedad

Todo el mundo se preocupa de vez en cuando; de hecho, el 59% de los adultos declararon tener una sensación de preocupación diaria en 2020. Tanto si te estás preparando para una gran presentación como si estás atravesando cambios personales, es normal tener alguna que otra noche de insomnio.

Para bien o para mal, la preocupación forma parte de cómo hemos evolucionado como humanos. Biológicamente, nuestro sistema nervioso central suele responder al estrés y al miedo preocupándose. Cuando esto ocurre, el primer paso para dejar de preocuparse es reflexionar sobre qué es exactamente lo que provoca la ansiedad.

Algunos sentimientos de preocupación pueden ser saludables, ya que nos empujan a encontrar soluciones a problemas reales y presentes. Sin embargo, la preocupación crónica, incluso por cosas que están fuera de nuestro control, puede afectar gravemente a nuestra salud mental. ¿La buena noticia? Existe una multitud de estrategias que nos ayudan a aprender a dejar de preocuparnos, gestionar el estrés y empezar a prosperar.

Si tiene algún pensamiento ansioso ocasional, probablemente no haya necesidad de preocuparse por su bienestar emocional o su estado mental. Sin embargo, la preocupación crónica puede ser un síntoma de algo más grave, como un trastorno de ansiedad. Este tipo de preocupación puede provocar síntomas físicos como tensión muscular, insomnio o mala higiene del sueño, dolor de estómago, dolor de espalda y ataques de pánico.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad