Saltar al contenido

Porque se produce la ansiedad y como combatirla

mayo 13, 2022
Porque se produce la ansiedad y como combatirla

Cómo tratar la ansiedad

Muchos niños tienen miedos y preocupaciones, y pueden sentirse tristes y desesperados de vez en cuando. Los miedos fuertes pueden aparecer en diferentes momentos del desarrollo. Por ejemplo, los niños pequeños suelen sentirse muy angustiados por estar lejos de sus padres, aunque estén seguros y cuidados. Aunque los miedos y las preocupaciones son típicos en los niños, las formas persistentes o extremas de miedo y tristeza podrían deberse a la ansiedad o a la depresión. Dado que los síntomas afectan principalmente a los pensamientos y sentimientos, a veces se denominan trastornos de interiorización.

Cuando un niño no supera los miedos y preocupaciones típicos de los niños pequeños, o cuando hay tantos miedos y preocupaciones que interfieren con las actividades escolares, domésticas o lúdicas, el niño puede ser diagnosticado de un trastorno de ansiedad. Algunos ejemplos de los distintos tipos de trastornos de ansiedad son

La ansiedad puede presentarse como miedo o preocupación, pero también puede hacer que los niños estén irritables y enfadados. Los síntomas de ansiedad también pueden incluir problemas para dormir, así como síntomas físicos como fatiga, dolores de cabeza o de estómago. Algunos niños ansiosos se guardan sus preocupaciones para sí mismos y, por tanto, los síntomas pueden pasar desapercibidos.

Síntomas de ansiedad

La ansiedad es una emoción que se caracteriza por un estado desagradable de agitación interior y que incluye sentimientos subjetivamente desagradables de temor ante acontecimientos previstos[1][2]. Suele ir acompañada de comportamientos nerviosos como ir de un lado a otro, quejas somáticas y rumiación[3].

La ansiedad es una sensación de inquietud y preocupación, generalmente generalizada y desenfocada como reacción exagerada ante una situación que sólo se percibe subjetivamente como amenazante[4]. Suele ir acompañada de tensión muscular,[5] inquietud, fatiga, incapacidad para recuperar el aliento, opresión en la región abdominal, náuseas y problemas de concentración. La ansiedad está estrechamente relacionada con el miedo,[6] que es una respuesta a una amenaza inmediata real o percibida (respuesta de lucha o huida); la ansiedad implica la expectativa de una amenaza futura, incluido el temor[5] Las personas que se enfrentan a la ansiedad pueden retirarse de situaciones que les han provocado ansiedad en el pasado[7].

Aunque la ansiedad es una respuesta humana normal, cuando es excesiva o persiste más allá de los periodos apropiados para el desarrollo puede diagnosticarse como un trastorno de ansiedad[8] Existen múltiples formas de trastorno de ansiedad (como el trastorno de ansiedad generalizado y el trastorno obsesivo compulsivo) con definiciones clínicas específicas. [9] Parte de la definición de un trastorno de ansiedad, que lo distingue de la ansiedad cotidiana, es que es persistente y suele durar 6 meses o más, aunque el criterio de duración pretende ser una guía general que permite cierto grado de flexibilidad y a veces es de menor duración en los niños[5].

Trastorno de ansiedad

La ansiedad es un trastorno que se define como una preocupación excesiva y persistente por un acontecimiento inminente, como la muerte o la enfermedad, o incluso por acontecimientos menores, como llegar tarde a una cita u otros resultados inciertos. Los síntomas incluyen fatiga, hipervigilancia, inquietud e irritabilidad, y suelen ser crónicos.

Los ataques de pánico, por su parte, son breves estallidos de miedo intenso que suelen ir acompañados de un aumento de la frecuencia cardíaca, un breve dolor en el pecho o falta de aliento. Suelen durar menos de 30 minutos y pueden producirse una o varias veces, a veces sin motivo. Estos episodios pueden llevar a los pacientes a urgencias, ya que a veces se confunden con un ataque al corazón.

Warren: La ansiedad es básicamente lo que experimentamos cuando nos preocupamos por algún acontecimiento futuro, anticipando un mal resultado que podría ocurrir. Suele ir acompañada de tensión muscular y una sensación general de malestar. Y suele aparecer gradualmente.

Un ataque de pánico es diferente. Se asocia con un inicio muy abrupto de miedo intenso debido a una sensación de amenaza que se produce en ese momento, la respuesta de lucha o huida que tenemos programada para hacer frente a un peligro inmediato. Se activa esa alarma.

Diferentes tipos de ansiedad

Los artículos de Verywell Mind son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud mental. Los revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

La ansiedad implica sentimientos de preocupación, miedo y aprehensión que tienen efectos cognitivos, emocionales y físicos. Puede dar lugar a pensamientos negativos y hacer que las personas se sientan fuera de control. También puede provocar sensaciones somáticas, como sudoración, temblores o dificultad para respirar.

Estos síntomas son habituales en las personas a las que se les ha diagnosticado un trastorno de ansiedad. Sin embargo, también pueden afectar a cualquier persona en distintos grados y en diferentes momentos. Afortunadamente, existen estrategias eficaces que puede utilizar para ayudar a afrontar la ansiedad tanto a corto como a largo plazo.

Si usted o un ser querido están luchando contra la ansiedad, póngase en contacto con la Línea de Ayuda Nacional de la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA) en el 1-800-662-4357 para obtener información sobre centros de apoyo y tratamiento en su zona.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad