Saltar al contenido

Como pasar la ansiedad de comer

mayo 13, 2022
Como pasar la ansiedad de comer

Cómo dejar de picar

Tanto si te apetecen alimentos salados, fritos o azúcar, los antojos pueden sabotear tus mejores intenciones de seguir una dieta saludable si no piensas con antelación en cómo manejar estos fuertes deseos de alimentos y tentempiés poco saludables.

Los educadores de la salud ofrecen esta estrategia para saber qué hacer cuando se tiene antojo de comida basura: las 3 D. Son las siglas de Delay, Distract y Decide. Esta táctica en tres dimensiones puede ayudar a controlar los antojos de comida y a crear patrones de alimentación saludables.

La idea es la siguiente:RetrasoCuando aparezca un antojo, retrasa la acción durante un tiempo determinado. Pon un cronómetro; dite a ti mismo que tienes que esperar un tiempo determinado antes de comer la comida en la que estás pensando. Tal vez sea un retraso de dos minutos, o tal vez de cinco minutos o más. Aproveche ese tiempo para dar un paseo, estirarse, llamar a un amigo, leer un libro, jugar con una mascota o tachar algo de su lista de tareas. Es posible que se olvide naturalmente de un antojo cuando se concentre en otra tarea.DecidaTras el tiempo establecido, piense en las ventajas de no ceder al antojo y decida qué quiere hacer.

Qué comer en lugar de caramelos

Share6 maneras de controlar tus antojos de comidaMay 1 20215 min readCuando realmente quieres una barra de chocolate, puede parecer bastante difícil tomar el control de tu antojo de comida.Antojos como ese pueden sacar lo mejor de ti si no estás atento, haciendo que te excedas en tu indulgencia y te desvíes de tus objetivos de alimentación saludable. En primer lugar, no te avergüences por comer algo que quizá no sea lo mejor para ti. Todos cedemos de vez en cuando, y privarnos por completo de lo que deseamos puede quitarle el gusto a la comida. Es cuando esos antojos de comida nos superan a menudo que podemos comprometer una buena nutrición y un peso saludable.

Los antojos pueden ocurrir por una variedad de razones, y saber cómo controlar esos antojos cuando se establecen – o por lo menos manejarlos de una manera saludable – puede darle una fuerte defensa contra sus formas seductoras.

Aunque los antojos de comida pueden parecer (y a veces suenan) como si se originaran en el estómago, el cerebro es la parte más responsable. De hecho, nuestros antojos de grasa, azúcar y sal parecen remontarse a la Edad de Piedra. Los primeros seres humanos consumían carne grasa (una rica fuente de calorías necesarias), plantas dulces (que en su mayoría eran seguras de comer) y sustancias saladas (que ayudaban a sus cuerpos a conservar el líquido), pero estos alimentos no siempre estaban fácilmente disponibles. Por eso, cada vez que nuestros antepasados los disfrutaban, su cerebro registraba el mensaje de que habían hecho algo bueno, lo que les programaba para querer tener más, como medio de supervivencia. Aunque los alimentos son más abundantes y están más disponibles hoy en día, este impulso primitivo sigue manifestándose de vez en cuando.

Cómo frenar los antojos

Cuando se controlan las calorías, los horarios de la comida no suponen ninguna diferencia en el éxito general o no de la pérdida de peso. Se puede argumentar que comer más tarde por la noche puede afectar al ritmo circadiano, a la resistencia al estrés y a la salud intestinal. Pero esto no cambia la composición calórica de los alimentos y cómo su cuerpo procesa la energía de los alimentos por la noche en comparación con el día, sólo influye en su capacidad para mantener un déficit de calorías en el tiempo. Sin embargo, a última hora de la noche, mirando fijamente a la nevera, es menos probable que tomes decisiones que sean congruentes con tu Ventana Calórica y, por lo tanto, congruentes con tus objetivos.Así que tenlo en cuenta. Por favor.

Puede que sea un poco exagerado….pero la imagen se le quedará grabada en la cabeza. Según un documento llamado The Biology of Binge Eating, 2010, la privación de alimentos es un indicador clave del trastorno por atracón. El documento de 2010 quería «examinar la literatura sobre los atracones para comprender mejor sus fundamentos biológicos y su papel en los trastornos alimentarios» [1]Y en la sección relativa a la privación de alimentos concluía: «Las ratas mantenidas en un programa de alimentación restringida, durante el cual reciben el 66% de la cantidad de comida que consumen las ratas que comen libremente, aumentan su ingesta calórica en un 42% en comparación con las ratas saciadas cuando se les permite el acceso ad libitum a la comida. El aumento del consumo es evidente a las 2 horas de la devolución de la comida y persiste hasta 4 horas (Hagan et al., 2003). Este aumento del consumo durante un periodo de tiempo discreto refleja los comportamientos observados en los humanos que se dan atracones». [1]Ergo, sólo una reducción del 44% de tus calorías, puede llevar a un aumento del 42% de la ingesta calórica. No te preocupes, no voy a renegar de mi postura de que es necesario un déficit calórico para perder peso, pero voy a insistir en que tu déficit calórico debe basarse en ciertos fundamentos para asegurarte de que puedes cumplirlo a largo plazo y no sentirte demasiado restringido, lo que llevaría a un episodio de atracón más adelante. Estos principios se describen en mis Cinco Reglas Asombrosas para la Vida de Pérdida de Grasa:

No puedo dejar de comer cosas insalubres

«Jugar a un juego visualmente interesante como el Tetris ocupa los procesos mentales que apoyan esa imaginería», dijo la autora del estudio, la profesora Jackie Andrade. «Es difícil imaginar algo de forma vívida y jugar al Tetris al mismo tiempo».

Las investigaciones sugieren que los antojos están relacionados con la intensidad con la que se visualiza la comida, por lo que se pueden aplacar imaginando otra cosa o concentrándose en alguna otra tarea cognitiva. En un estudio, los participantes redujeron con éxito los antojos imaginando el arco iris o el olor del eucalipto.

Es bien sabido que, a veces, cuando se siente hambre, en realidad es porque se tiene sed, por lo que el primer paso que se debe dar cuando se tiene antojo de algo es beber un vaso de agua (que también nos llenará y hará que tengamos menos ganas de comer).

El té, especialmente el té verde, es otra gran alternativa que parece suprimir el apetito, al igual que el café; aunque se cree que la cafeína es el supresor del apetito, el descafeinado podría ser mejor para este propósito gracias a los otros compuestos útiles del café.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad