Saltar al contenido

Pulsaciones altas por ansiedad

mayo 13, 2022
Pulsaciones altas por ansiedad

Pulso de ansiedad

La ansiedad y el pulso pueden estar directamente relacionados entre sí, dice el doctor Shephal Doshi, electrofisiólogo cardíaco y director de electrofisiología y estimulación cardíaca del Centro de Salud Providence Saint John’s de Santa Mónica, California. «Cualquier cosa que provoque una liberación de adrenalina, como la ansiedad, puede aumentar la frecuencia cardíaca», afirma.

Las personas con ansiedad pueden experimentar una frecuencia cardíaca elevada en reposo, lo que se denomina taquicardia, que «significa que la frecuencia cardíaca es superior a 100 latidos por minuto», dice el Dr. Doshi. «Puede haber varios grados de taquicardia».

Según la Asociación Americana del Corazón (AHA), un tipo de taquicardia que se asocia a menudo con la ansiedad se llama taquicardia sinusal. La taquicardia sinusal puede ser la respuesta normal del cuerpo a la ansiedad, el miedo y otras condiciones comunes, explica la AHA. Aunque es normal que las personas experimenten una ansiedad ocasional, otras viven con trastornos de ansiedad, que implican sentimientos persistentes y abrumadores de ansiedad y a menudo interfieren con las actividades diarias, señala la Clínica Mayo.

Cómo calmar las palpitaciones del corazón

Una oleada de temor le invade: le duele el pecho, el corazón se agita y no puede recuperar el aliento. Estos síntomas clásicos de la ansiedad suelen confundirse con un ataque al corazón, y con razón. La agitación emocional desencadena la liberación de hormonas del estrés, que actúan en las mismas áreas del cerebro que regulan las funciones cardiovasculares, como la frecuencia cardíaca y la presión arterial.

La ansiedad suele viajar acompañada de sus secuaces: el estrés y la depresión. De hecho, la ansiedad y la depresión son probablemente expresiones diferentes de una biología subyacente compartida. Hasta dos tercios de las personas con trastornos de ansiedad también sufren depresión en algún momento de su vida, y más de la mitad de las personas con depresión también padecen un trastorno de ansiedad. El estrés prolongado e incesante puede ser un precursor de ambos trastornos.

El estrés, la ansiedad y la depresión pueden considerarse como una familia de problemas relacionados. Es difícil distinguirlos. Por ejemplo, dos personas pueden tener una biología similar, pero una de ellas es ansiosa, mientras que la otra está más deprimida.

Palpitaciones del corazón ansiedad

Los estudios sugieren que aproximadamente el 11% de la población sufre un trastorno de ansiedad general en algún momento de su vida. La ansiedad puede percibirse como una sensación de malestar general pero baja, o puede aparecer y desaparecer en momentos de estrés. Para algunos, la ansiedad implica ataques de pánico, eventos que pueden imitar de cerca los síntomas de un ataque al corazón.

Dado que la ansiedad puede coincidir con la aceleración del ritmo cardíaco, latidos anormales, aturdimiento y dolor en el pecho, muchas personas se preguntan si están sufriendo ansiedad, un ataque cardíaco o si los síntomas indican un problema cardíaco subyacente. La pregunta es: ¿qué es lo primero: la ansiedad o la aceleración del ritmo cardíaco? A continuación, analizamos algunos de los indicios que pueden indicar que el corazón es la causa principal de los síntomas.

La salud cardíaca y la ansiedad están interrelacionadas. Cada una puede afectar a la otra. La mejor manera de obtener una imagen clara del ritmo y la frecuencia cardíacos es monitorizar el corazón durante un periodo de tiempo. Esto puede hacerse con un monitor cardíaco. Un monitor cardíaco es un pequeño dispositivo que registra el ritmo cardíaco de día y de noche o durante los síntomas activos. Capturando el ritmo cardíaco durante varios días o semanas, el médico puede determinar con precisión qué es lo primero, si la ansiedad o los latidos anormales.

Palpitaciones del corazón

Los síntomas de la fibrilación auricular tienen mucho en común con los de la ansiedad. De hecho, pueden ser tan parecidos que es posible que no sepa si está experimentando un episodio de fibrilación auricular o un ataque de pánico. Conocer las similitudes, las diferencias y los vínculos entre ambos puede ayudar a prevenir posibles complicaciones.

Muchos de los síntomas habituales de la fibrilación auricular se parecen a los clásicos síntomas de ansiedad que caracterizan a los ataques de pánico: las palpitaciones, el dolor en el pecho, la tensión muscular y la sudoración de las palmas de las manos que acompañan a una descarga de adrenalina son buenos ejemplos.

Por suerte, estos síntomas suelen ser de corta duración, tanto si se trata de un episodio de fibrilación auricular como de un ataque de pánico. Sin embargo, para tratar su cuerpo adecuadamente y evitar posibles complicaciones en el futuro, es importante distinguir las dos condiciones.

La fibrilación auricular es muy difícil de diagnosticar por sí sola, pero hay algunos signos que pueden ayudarle a distinguir los ataques de pánico de los episodios de fibrilación auricular. Es importante tener en cuenta que los dos síndromes tienen orígenes diferentes: La fibrilación auricular es un trastorno eléctrico que envía un desorden de señales a través de las cámaras del corazón, pero un ataque de pánico no suele tener una causa física. En cambio, un ataque de pánico no suele tener una causa física, sino que se desencadena por acontecimientos del entorno, situaciones de estrés o, a veces, sin ninguna razón aparente.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad