Saltar al contenido

La ansiedad y la gastritis

mayo 15, 2022
La ansiedad y la gastritis

Estómago nervioso

El estrés puede provocar dolor de estómago y una afección aún más grave llamada gastritis. Si el ataque de indigestión o inflamación se prolonga durante una semana o más -o si hay sangre en el vómito o las heces- debe acudir a un médico para determinar si tiene gastritis.

“La gastritis inducida por el estrés es bien conocida”, dice Wilson P. Pais, MD, MBA, FACP, FRCP, gastroenterólogo del Centro Médico Saint Francis. “El revestimiento del estómago se daña, y una vez que el daño se establece, se forman úlceras. Una vez que se forman las úlceras, los vasos sanguíneos quedan expuestos y la gente sangra. El producto final es una hemorragia.

“La gastritis es predominantemente un proceso inflamatorio, pero también puede haber una lesión de la mucosa asociada”, continúa Pais. “El estómago está normalmente protegido por una capa mucosa, pero esta barrera puede verse erosionada por el aumento de las concentraciones de sales biliares refluidas o de toxinas urémicas”.

Gastritis cuánto dura

Feng Jin.Información adicionalIntereses concurrentesLos autores declaran no tener intereses concurrentes.Archivos originales enviados por los autores para las imágenesA continuación se muestran los enlaces a los archivos originales enviados por los autores para las imágenes.Archivo original de los autores para la figura 1Archivo original de los autores para la figura 2Archivo original de los autores para la figura 3Archivo original de los autores para la figura 4Archivo original de los autores para la figura 5Derechos y permisos

Behav Brain Funct 9, 46 (2013). https://doi.org/10.1186/1744-9081-9-46Download citationCompartir este artículoCualquier persona con la que compartas el siguiente enlace podrá leer este contenido:Get shareable linkLo sentimos, actualmente no está disponible un enlace compartible para este artículo.Copy to clipboard

  Recetas para la ansiedad

Tratamiento de la gastritis

Los artículos de Verywell Mind son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud mental. Los revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

Los trastornos gastrointestinales (GI) suelen incluir síntomas de dolor de estómago, acidez, diarrea, estreñimiento, náuseas y vómitos. Aunque hay muchas causas posibles de los problemas gastrointestinales, cuando no se encuentra una explicación médica, suelen denominarse “síntomas gastrointestinales funcionales”.

Muchos estudios han demostrado una correlación entre la ansiedad, la depresión y los síntomas gastrointestinales funcionales. En general, los resultados de los estudios han demostrado que las personas que tienen al menos un síntoma gastrointestinal son más propensas a padecer un trastorno de ansiedad o depresión que las que no tienen ningún síntoma gastrointestinal.

Las quejas físicas inexplicables en su conjunto -incluyendo fatiga, dolor de cabeza, malestar estomacal, náuseas, diarrea, estreñimiento, mareos y dolores musculoesqueléticos- son más frecuentes en las personas con un trastorno de ansiedad y/o depresión.

Gastritis crónica

La conexión entre el intestino y el cerebro no es una broma; puede relacionar la ansiedad con los problemas estomacales y viceversa. ¿Ha tenido alguna vez una experiencia que le haya hecho sentir “tripas”? ¿Ciertas situaciones le hacen “sentir náuseas”? ¿Ha sentido alguna vez “mariposas” en el estómago? Utilizamos estas expresiones por una razón. El tracto gastrointestinal es sensible a las emociones. La ira, la ansiedad, la tristeza, la euforia… todos estos sentimientos (y otros) pueden desencadenar síntomas en el intestino.

  Brintellix ansiedad

El cerebro tiene un efecto directo sobre el estómago y los intestinos. Por ejemplo, el mero hecho de pensar en comer puede liberar los jugos del estómago antes de que llegue la comida. Esta conexión va en ambos sentidos. Un intestino con problemas puede enviar señales al cerebro, al igual que un cerebro con problemas puede enviar señales al intestino. Por lo tanto, el malestar estomacal o intestinal de una persona puede ser la causa o el producto de la ansiedad, el estrés o la depresión. Esto se debe a que el cerebro y el sistema gastrointestinal (GI) están íntimamente conectados.

Esto es especialmente cierto en los casos en que una persona experimenta un malestar gastrointestinal sin una causa física evidente. En el caso de estos trastornos gastrointestinales funcionales, es difícil tratar de curar un intestino afligido sin tener en cuenta el papel del estrés y las emociones.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad