Saltar al contenido

Ansiedad durante el sueño

mayo 13, 2022
Ansiedad durante el sueño

Despertar con ansiedad

Dormir bien es esencial para nuestra salud y bienestar. El sueño favorece el descanso y la relajación y nos da la oportunidad de recuperarnos y dejar atrás el estrés del día. Sin embargo, este no es el caso de muchas personas que luchan contra los ataques de pánico por la noche.

Estos síntomas pueden ser tan graves que a veces hacen creer a quienes los padecen por primera vez que están sufriendo un ataque al corazón o un ataque de nervios. Con el tiempo, los ataques de pánico pueden volverse más frecuentes y el miedo a sufrirlos se arraiga, dando lugar a un “círculo vicioso”. También puedes experimentar lo que se conoce como sacudidas hipnóticas. Si estás especialmente estresado o ansioso, también puedes experimentar lo que se conoce como sacudidas hipnóticas.  Estas sensaciones musculares involuntarias, como sacudidas, se producen cuando estás en la fase más ligera del sueño.

Los ataques de pánico nocturnos, también conocidos como “ataques de pánico nocturnos” o “terrores nocturnos”, ocurren mientras estás dormido y te despiertan, a menudo con los mismos síntomas que los ataques de pánico diurnos. Sin embargo, aunque estos ataques nocturnos suelen durar sólo unos minutos, puede pasar mucho tiempo hasta que te calmes lo suficiente como para volver a dormir después de sufrir uno. Esto, unido a la preocupación por si vas a tener otro ataque de pánico, puede provocar insomnio.

La ansiedad de no poder dormir

La mayoría de los modelos de regulación del sueño han implicado a los sistemas monoaminérgico y colinérgico, y la importancia de los mecanismos inhibidores}’ GABAérgicos (GABA, ácido γ-aminobutírico) en la regulación del sueño está bien establecida:’ Dado que la disfunción de estos sistemas de neurotransmisores se ha implicado en los trastornos de ansiedad,5 no es de extrañar que una de las principales quejas de los pacientes con trastornos de ansiedad esté relacionada con la alteración del sueño. La regulación del sueño y la vigilia se considera clásicamente el resultado de la interacción de dos procesos de regulación (circadiano [C] y homeostático [S]. 6 La propensión a dormir o a estar despierto en. cualquier momento es una. consecuencia de una deuda de sueño, (proceso S), y su interacción con las señales procedentes del reloj circadiano situado en el núcleo supraquiasmático (proceso C). Se supone que el proceso S refleja la actividad de una sustancia somnogénica que se acumula progresivamente con la vigilia prolongada, siendo la adenosina uno de los candidatos más citados.7 Se cree que tanto los mecanismos homeostáticos como los circadianos influyen en la acción opuesta de las neuronas que promueven la vigilia y las que promueven el sueño. Las neuronas que promueven la vigilia son colinérgicas (localizadas en el cerebro anterior basal y en el tegmento) y monoaminérgicas (noradrenérgicas en el locus ceruleus, serotoninérgicas en el rafe dorsal e histaminérgicas en el núcleo tuberomamario), mientras que las neuronas que promueven el sueño son GABAérgicas y están localizadas en el área preóptica del hipotálamo:4

Ataques de pánico nocturnos

La ansiedad es probablemente una causa común de las dificultades para conciliar el sueño tanto al principio de la noche como durante la noche. Muchos niños no pueden decir exactamente lo que les preocupa, pero pueden estar ansiosos por la vida cotidiana en general.

Reconozca que estar asustado o preocupado es normal y que todas las personas se sienten asustadas o preocupadas a veces. Dígale a su hijo que siempre puede hablar con usted sobre las cosas que le preocupan y que juntos pueden encontrar una solución. Intenta hablar del miedo durante el día (no sólo antes de acostarse). Hable de cómo puede tener menos miedo por la noche y asegúrele que su habitación es un lugar seguro. Haz que practique cómo deshacerse de sus miedos imaginando que su color favorito es una gran nube que aleja el “miedo” o convirtiendo el miedo en un gran globo que puede pinchar con un alfiler para hacerlo desaparecer.

Anima a tu hijo a quedarse en la cama. Que se quede en la cama y descubra que está a salvo, lo que le ayudará a superar sus miedos. Dejar que su hijo salga de la habitación envía el mensaje de que su dormitorio no es realmente seguro. Si tu hijo está demasiado asustado para quedarse solo en su habitación, no pasa nada por quedarse a veces junto a su cama hasta que se duerma. No lo hagas con demasiada frecuencia, porque puede llegar a depender de tu presencia. Si tu hijo está ansioso por que te vayas, comprueba cómo está. Empieza por comprobarlo brevemente y consolarlo, y luego aumenta el tiempo entre comprobaciones hasta que se duerma. Deja la puerta de la habitación abierta y piensa en utilizar una luz nocturna para disminuir los temores de tu hijo.

Despertar con ataque de pánico

La ansiedad del sueño es un tipo de ansiedad de ejecución que implica un ciclo de pensamientos ansiosos antes de acostarse, muchos de los cuales implican malestar, nerviosismo y preocupación. Mientras que hay docenas de tareas para ocupar sus funciones cognitivas durante el día, su cerebro a menudo puede luchar para mantenerse ocupado por la noche, recurriendo así a cualquier emoción y pensamiento ansioso.    La ansiedad puede conducir a un ciclo interminable de estrés y mal sueño. Si a menudo experimentas ansiedad nocturna, puede ser difícil saber si tienes problemas para dormir porque estás ansioso o si te sientes ansioso porque no puedes dormir.  Según las investigaciones, el sueño y la ansiedad van de la mano. Tener ansiedad puede causar problemas de sueño y dificultar la conciliación del mismo, pero la falta de sueño también puede desencadenar la ansiedad. Si no puedes dormir, puede que te dé miedo irte a la cama y despertarte sintiéndote aún más privado de sueño.  Los investigadores de la Universidad de Berkeley sugieren que la falta de sueño puede activar regiones del cerebro que desencadenan una preocupación excesiva, lo que provoca más ansiedad y hace que el sueño sea aún más esquivo

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad